Holanda y Bélgica en bicicleta.

cienmilpedaladas_holandaybelgica

Holanda y Bélgica (por este orden) son por excelencia los países de toda Europa con mejores infraestructuras para la práctica del cicloturismo. Tras ellos podríamos hablar de Alemania en tercer lugar y de Dinamarca en el puesto de consolación. Las posibilidades que ambos países ofrecen a las bicicletas son tales que se puede llegar diseñar una ruta cicloturista a lo largo de ellos por el trazado que más nos guste o convenga sin ningún tipo de problemas.

El secreto de ambos países no solo está en los miles de kilómetros de carriles bici y carreteras cerradas al tráfico que estos atesoran, si no en la gran idea de haber conseguido crear una extensa red de nodos para la practica del ciclismo, del cicloturismo o simplemente para utilizar la bicicleta como medio de transporte, por la que moverse siempre a través de carriles bici, carreteras cerradas al tráfico, carreteras secundarias con poco tráfico, caminos o sendas, entre dos puntos cualesquiera de la geografía de los mismos.

¿Cómo funciona esta red de nodos? Muy sencillo. Han señalizado todos los tipos de vías (que hemos citado anteriormente) ideales para las bicicletas de tal manera que a cada punto o cruce significativo le han asignado un número. Así podrás trazar una ruta uniendo todos los puntos existentes entre el inicio y el final de la misma siguiendo el recorrido que más te apetezca. Por tanto simplemente se trata de seguir la señalización que te indique en que dirección se encuentra el próximo punto por el que tienes que pasar para llegar a tu destino.

cienmilpedaladas_nodos

Comenzaremos por Holanda.

Flag_of_the_Netherlands.svg
La organización oficial holandesa para el ciclismo recreativo (Landelijk Fietsplatform) ha creado un portal web muy completo (Nederland Fietsland) con toda la información necesaria para la práctica del cicloturismo a lo largo del país.

cienmilpedaladas_fietsplatform
cienmilpedaladas_logofietsland
Además de una explicación detallada de como utilizar la red de nodos, el portal nos ofrece un impresionante planificador de rutas online con el mapa completo del país.

A su vez, en la tierra de las bicicletas existen multitud de portales repletos de información, mapas y rutas, siendo los más importantes:

 cienmilpedaladas_logofietseropuit

cienmilpedaladas_logofietsnetwerk

cienmilpedaladas_logofietsen123

cienmilpedaladas_logoholland

En Holanda existen dos tipos de rutas en bicicleta que poder seguir: las rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) y las rutas nodales.

cienmilpedaladas_lf_knooppunt

Las rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) son ideales para recorrer Holanda en bicicleta. Cuentan con más de 4.500 kilómetros en total y se han creado especialmente para realizar itinerarios o excursiones de una longitud considerable, y vacaciones en bicicleta, con un diseño realizado con el propósito de poder descubrir los lugares más atractivos y sorprendentes. Se pueden seguir estas rutas individuales tal y como son, combinarlas con otras e incluso en determinados puntos, hacer la ruta más personalizada gracias a la red de rutas nodales para bicicletas.

Siguiendo su señalización encontrarás señales con el nombre y el número de la ruta LF correspondiente, así como el sentido de circulación, siendo la letra «a» el sentido de oeste a este y de norte a sur, y la letra «b» el sentido de este a oeste y de sur a norte.

A menudo, debajo de las señales de las rutas ciclistas nacionales de larga distancia se suelen encontrar también las señales de las rutas nodales.

La rutas nodales para bicicletas son para realizar excursiones más cortas o para poder llegar a descubrir a través de ellas, cualquier parte del país que no sea recorrida por las rutas ciclistas nacionales.

Al margen de las las rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) y las rutas nodales, hay que destacar la espectacular señalización de la que disponen los carriles bici de todo el país, ya sean urbanos o interurbanos, indicando destinos y kilometraje en todo momento.

A pesar de la gran cantidad de información recopilada en la red, por si fuera necesario, analizando la variada oferta de guías y mapas impresos, os recomendamos dos conjuntos de mapas.

En primer lugar, los mapas del  ANWB (Algemene Nederlandse Wielrijdersbond -Real Automóvil Club de Holanda-), a una escala agradable de 1: 100.000, que se pueden encontrar por regiones. Puedes encontrar estos mápas aquí (North-Holland, Wadden y el oeste de Friesland), aquí (Friesland, Overijssel y el norte de Flevoland), aquí (Groningen y Drenthe), aquí (el sur de North Holland y South-Holland), aquí (Overijssel y el este de Gelderland), aquí (Utrecht, el sur de Flevoland y el oeste de Gelderland), aquí (Zeeland y el centro y el oeste de North Brabant) y aquí (Limburg y el este de Nort Brabant).

cienmilpedaladas_regiones_paisesbajos

cienmilpedaladas_regiones_paisesbajos_anwb
En segundo lugar, un conjunto de 22 mapas que comprenden los Países Bajos al completo, con las redes de rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) y de nodos del país, a una escala de 1: 100.000. Puedes encontrar estos mapas aquí.

cienmilpedaladas_basiskaart
Terminaremos con Bélgica.

Flag_of_Belgium

Al igual que en Holanda, en el caso de Bélgica, podemos encontrarnos con la misma filosofía en cuanto a las infraestructuras existentes para la práctica del cicloturismo, pero a un nivel inferior, sobre todo en las grandes ciudades. Comparte con el país vecino la idea de las rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) y de las redes de nodos, por lo que moverse a lo largo del país es muy sencillo.

A su vez podemos encontrarnos con una gran variedad de portales web con los mapas de las redes de nodos del país y con información acerca de las diversas rutas que se pueden realizar a lo largo del mismo, destacando la región de Flandes (Vlaanderen) en el norte del país, siendo los más completos:

logo_fietsnet.be

cienmilpedaladas_logo_vlaanderen

Como ocurre en Holanda, la información en la red es tan completa (aplicaciones para movil incluidas) que prácticamente se hace casi innecesario contar con guías o mapas impresos a la hora de diseñar un recorrido. No obstante, a la hora de elegir, en cuanto a la mitad norte del país (que fue la que recorrimos en nuestro caso), de nuevo podríamos recomendaros los mapas del  ANWB (Algemene Nederlandse Wielrijdersbond -Real Automóvil Club de Holanda-), siendo estos los más completos que hemos encontrado. Puedes encontrar estos mápas aquí (zona noroeste) y aquí (zona nordeste).

cienmilpedaladas_regiones_belgica_anwb
Por último, a pesar de que cualquiera de estos dos países pueden ser recorridos en bicicleta trazando el itinerario cicloturista que deseemos, utilizando las rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) y las redes de nodos, hay que dejar constancia de la gran cantidad de rutas que podemos encontrar a lo largo de ellos, como:

Le RAVel: Se trata de una red extendida a lo largo de la región belga de Valonia, en la mitad sur del país, llamada Réseau Autonome des Voies Lentes -Red Autónoma de Vías lentas- (RAVeL), la cual cuenta con 1350 kms compuestos principalmente por vías verdes trazadas a través de caminos de sirga y líneas de ferrocarril en desuso. Ofrece más de 45 rutas a nivel local, 9 rutas regionales y 4 rutas internacionales, las cuales cubren todo el territorio de Valonia. Se puede encontrar toda la información respecto a esta red en el portal web quepone a nuestra disposición la Federación Valonia-Bruselas: aquí.

cienmilpedaladas_ravel
A su vez, en el mismo portal puedes solicitar guías y mapas de toda la red RAVel de forma gratuita aquí.

Eurovelo 5:  Via Romea Francigena.

cienmilpedaladas_eurovelo5

Eurovelo 3: Pilgrims Route.

cienmilpedaladas_eurovelo3

Eurovelo 4: Central Europe Route.

cienmilpedaladas_eurovelo4

Eurovelo 15: Rhine Route.

cienmilpedaladas_eurovelo15

Eurovelo 2: Capitals Route.

cienmilpedaladas_eurovelo2

Eurovelo 12: North Sea Cycle Route.

cienmilpedaladas_eurovelo12

Se puede encontrar toda la información respecto a estas rutas en el portal web del proyecto Eurovelo: aquí.

Vlaanderen Fietsroute: Se trata de la ruta cicloturista de Flandes, la cual cuenta con un recorrido circular a través de las cinco provincias flamencas con una distancia total de unos 900 kms. Se encuentra diseñada a lo largo de diversas rutas ciclistas nacionales de larga distancia (red LF) promocionando el descubrimiento tanto de los pueblos más pintorescos como de las ciudades históricas más bellas de Flandes. Se puede consultar toda la información necesaria acerca de esta ruta aquí.

cienmilpedaladas_vlaanderen
En cuanto a guías impresas sobre Flandes en bicicleta, podemos encontrar entre otras (todas en holandés):
«Vlaanderen-Fietsroute: Ronde door het noorden van Belgie» de la editorial Esterbauer.
«Vlaanderen Fietsroute» de la editorial Ign Belge.
«Fietsroute-netwerk nº2: Groen Zeeuws – Vlaanderen» de la editorial Sportoena.
«Fietsroute-netwerk nº3: Groen Oost-Vlaanderen» de la editorial Sportoena.
«Fietsroute-netwerk nº4: Groen Frans-Vlaanderen» de la editorial Sportoena.

cienmilpedaladas_guias_flandes

Maas fietsroute o La Meuse à vélo: Se trata un itinerario cicloturista trazado a lo largo del rio Mosa, el cual nace en Francia y desemboca en el Mar del Norte tras cruzar la región belga de Valonia y el sureste y el centro de los Países Bajos. Esta ruta recorre uno de los mejores valles fluviales de Europa y consta de 160 kms en su parte inicial, entre la frontera francesa (en las proximidades de Givet) y la frontera neerlandesa (en las proximidades de Maastricht), y de 430kms en su parte final, en su recorrido a través de los Países Bajos hasta su desembocadura, en la cual forma un delta común con el rio Rin. Se puede consultar toda la información necesaria acerca de esta ruta dividida en los dos tramos citados: aquí (zona belga) y aquí o aquí (zona holandesa).

cienmilpedaladas_meuse

En cuanto a guías impresas sobre el Mosa en bicicleta no existen muchas posibilidades y solo hemos podido encontrar:
«RurUfer-Radweg: Drei Länder, ein Fluss. Von der Quelle im belgischen Venn durch Eifel und Börde zur Mündung in die Maas in den Niederlanden»de la editorial Esterbauer (contempla el trazado alemán, está en alemán).

cienmilpedaladas_guia_mosa

La Vennbahn: Se trata de uno de los senderos ciclistas más largos de Europa acondicionado en una antigua línea ferroviaria, el cual cruza 3 países: Alemania, Bélgica y Luxemburgo. Comienza en la ciudad alemana de Aachen y finaliza en la ciudad luxemburguesa de Troisvierges. Tiene un total de 125 kms divididos en 6 etapas que varían de longitud (de 30 a 50 km) y de grado de dificultad. En su recorrido se pueden visitar Aachen (Alemania), Monschau (Alemania), Sankt-Vith (Saint-Vith) y Troisvierges (Luxemburgo). Se puede consultar toda la información necesaria acerca de esta ruta aquí y aquí.

cienmilpedaladas_vennbahn
En cuanto a guías impresas sobre La Vennbahn podemos encontrar entre otras:
«Die Vennbahn: Auf dem Rad von Aachen nach Luxemburg» de la editorial Grenz-Echo Verlag (en alemán).
«Vennbahn-Radweg: Von Aachen durch den Naturpark Hohes Venn nach Luxemburg» de la editorial Esterbauer (en alemán).

cienmilpedaladas_guias_vennbahn

Os dejamos el Teaser Trailer del documental “Cien mil pedaladas: Siguiendo los puntos” en el que recogemos nuestra experiencia integra en ambos países, sin duda un viaje inolvidable que os animamos a realizar.

Saludos,
Beni y María.

Cicloturismo y Geocaching: Ciclocaching.

cienmilpedaladas_geocaching

¿Sabías que muy cerca de los lugares por donde pedaleas existen tesoros ocultos escondidos para ser encontrados?

Os vamos a hablar de una actividad llamada «Geocaching», que combinada con el cicloturismo, el mountain bike (MTB), o el ciclismo, en ocasiones llamada «ciclocaching», nos puede llevar a descubrir de una forma muy divertida lugares increíbles y curiosidades, que a menudo pasan desapercibidas incluso para la gran mayoría de las personas que residen en sus alrededores.

El geocaching tuvo su origen en internet en el grupo de noticias sci.geo.satellite-nav dedicado a los Sistemas Globales de Navegación por Satélite (GNSS). David Ulmer, asiduo de este grupo, decidió celebrar el hecho de que el gobierno estadounidense suprimiese la disponibilidad selectiva (SA) el 1 de mayo de 2000, la cual degradaba intencionadamente la señal de los satélites para evitar que los receptores comerciales fueran demasiado precisos, proponiendo un juego al resto de miembros del grupo escondiendo el 3 de mayo un primer tesoro en los alrededores de la ciudad de Portland en Oregón (Estados Unidos) y enviando al grupo de noticias las coordenadas exactas de su ubicación.

Geocaching, hoy en día, es un juego al aire libre donde cada participante utiliza un receptor GPS (Sistema de Posicionamiento Global) para buscar algo que ha escondido otra persona en un sitio determinado con el propósito de dar a conocer un lugar interesante de visitar, normalmente usando las coordenadas geográficas del punto exacto donde se ha escondido dicho objeto (cachés físicos), o con el propósito de disfrutar y aprender acerca de las características únicas geológicas de un determinado terreno (Earthcaches). En cuanto a los cachés físicos, los hay de tres tipos: tradicional (es el caché original que contiene, al menos, un recipiente y un pequeño libro de firmas conocido como «logbook»; las coordenadas en la página web del cache tradicional ofrecen la ubicación exacta del caché); multicaché (tiene dos ubicaciones o más; las pistas en las ubicaciones iniciales te conducen al caché o al recipiente en sí) y caché mystery (pueden tratarse de adivinanzas complicadas que tendrás que descifrar para averiguar las coordenadas del caché).

Existe una página web (Geocaching.com) donde se almacenan todas las fichas de los tesoros, denominados cachés o geocachés, que ya están escondidos y donde podemos realizar una consulta para después, introducir sus coordenadas en nuestro GPS o smartphone para comenzar la búsqueda.

Aunque hay muchísimas páginas a nivel mundial relacionadas con esta actividad, la que centra la mayor parte de la actividad es Geocaching.com, propiedad de la empresa Groundspeak, la cual ha acabado por monetizar este juego a nivel mundial, poniendo precios a sus aplicaciones para smartphones y tablets, así como diferenciando los servicios disponibles estableciendo dos tipos de cuentas de acceso: las gratuítas y las premium. No obstante gracias a los datos accesibles a través de su web, para cualquier cuenta gratuíta, y a ciertas aplicaciones para smartphones y tablets, como c:geo, que tienen acceso a todos los cachés alojados en los servidores de Geocaching.com podremos disfrutar de esta actividad al aire libre en su plenitud.


En relación al ciclismo, al igual que inicialmente se realizaron rutas de cachés escondidos por entornos naturales que normalmente eran diseñadas para la práctica del senderismo, hoy en día nos podemos encontrar rutas de largo recorrido pensadas para realizarse en bicicleta. Estas rutas, tando de senderismo como para bicicleta, se llaman «Trail» o «Power Trail» en función de la distancia, y tratan de enseñarnos un recorrido por un paraje natural digno de conocer a medida que vamos caminando o pedaleando desde un caché a otro con el reto añadido de ser capaces de encontrarlos.

Con este artículo hemos pretendido daros a conocer esta interesante y a menudo desconocida actividad, que nos abre las puertas a un mundo desconocido en el que podemos encontrar multitud de tesoros escondidos a lo largo de todo el mundo en los lugares más insospechados: templos, ermitas, puentes medievales, castillos, fortalezas, dólmenes, castros celtas, calles únicas, plazas, torres, miradores, cimas de montañas, rios, valles, cuevas, senderos mágicos, caminos desconocidos, etc; todos ellos a nuestro alcance, a golpe de pedal, ya sea practicando mountain bike (MTB), ciclismo o mientras viajamos sobre nuestras bicicletas.

Saludos y… ¡feliz «ciclocaching»!

Cicloturismo en el sur de Francia.

cienmilpedaladas_surdeFrancia

A lo largo del sur de Francia existen varios itinerarios cicloturistas, entre los que se pueden destacar 3 por encima de todos ellos:

Via Rhôna.
cienmilpedaladas_viarhona

La Via Rhôna es un itinerario cicloturista de 815 kms de longitud, que se inicia en
las orillas del lago de Ginebra, en Suiza, y finaliza en las playas del mar Mediterráneo, en Francia, siguiendo el curso del río Ródano.

cienmilpedaladas_mapaviarhona
Puedes consultar el mapa de este itinerario con más detalle aquí.

Se trata de una ruta cicloturista con tramos aún por desarrollar, que alterna vías verdes con carriles bici y carreteras secundarias, y que tiene la idea de unir las impresionantes vistas de los Alpes, con las playas de la Camarga, conociendo preciosos lugares con un patrimonio de más de 2000 años de historia, atravesando paisajes emblemáticos como los viñedos de Côtes du Rhône y los del sur de la Provenza, donde se podrán descubrir pueblos encaramados, inmensos campos de lavanda, extensos olivares, así como una gastronomía muy sutil.

En cuanto a guías impresas, las más completa es “Via Rhona – Am Rhone vom Genfer See Ans Mittelmeer 2017” de la editorial Esterbauer (serie bikeline). En alemán (no hemos encontrado guías en castellano ni en inglés), pero posiblemente la mejor guía en cuanto a mapas, planos, perfiles e información. Se puede encontrar esta guia: aquí.

cienmilpedaladas_guiaviarhona

Toda la información acerca de esta ruta la podemos encontrar en su portal web oficial: aquí.

Canal des Deux Mers (Canal de los dos mares).
cienmilpedaladas_logocanaldesdeuxmers
El Canal des Deusx Mers (Canal de los Dos Mares), es una ruta cicloturista que une el Mediterráneo con el Atlántico, a través de Toulouse y Moissac, y la cual transcurre a lo largo de una excepcional obra de ingeniería, como son el Canal du Midi y el Canal de Garonne, utilizando sus caminos de sirga, para cruzar el sur de Francia conociendo las regiones de Languedoc-Rousillon, Midi Pyrênées y Aquitaine.

cienmilpedaladas_mapacanaldelosdosmares

Amparado por la sombra que dan los miles de árboles plantados a lo largo de todo su recorrido, para evitar la evaporización de sus aguas en las estaciones más calurosas, el Canal des Deux Mers posee una arquitectura de agua única en su género. Se compone del Canal du Midi, inscrito en el patrimonio mundial por la Unesco, y del Canal de Garonne. En sus orígenes, esta obra histórica fue creada para el transporte fluvial de mercancías comunicando las zonas interiores del sur de Francia con el mar Mediterraneo y el océano Atlántico. Actualmente, este itinerario vive una auténtica renovación a cargo de profesionales del turismo que lo animan, le dan vida y proponen todas las fórmulas para ofrecer a los visitantes el placer de navegar y de descubrir las tierras por las que transita.

El itinerario comienza en la ciudad de Sète, en el Mediterraneo, donde comienza el prestigioso curso del Canal du Midi, creado en el siglo XVII por Pierre-Paul Riquet (1604-1680). Inaugurado en 1681, el Canal du Midi, que une Sète con Toulouse, supuso una construcción de una enorme envergadura: 241 km de canal cavados por la mano del hombre, 12.000 obreros y campesinos empleados en su construcción, 45.000 árboles plantados para contener las orillas, 350 obras de ingeniería construidas (puentes, acueductos, esclusas)… Estas pocas cifras dan una idea de la amplitud y de la complejidad de la obra de Pierre-Paul Riquet. Su genio reside en la invención del sistema de alimentación del Canal, cuya pieza maestra es el lago de Saint-Ferréol, habilitado a 60 Km al suroeste de Toulouse.

cienmilpedaladas_perfilmidiAltimetría del Canal du Midi.

En Toulouse, el Canal du Midi abraza el Canal de Garonne. Abierto a la navegación en 1856, este último va hacia Montech y Moissac, y prosigue su curso hacia el Oeste antes de alcanzar el estuario de Gironda al final de un recorrido de cerca de 200 km. De esta forma, el Canal de Garonne completa el lazo de unión entre el Mediterráneo y el Atlántico, y transforma así en realidad el sueño de Pierre-Paul Riquet.

Su historia, su trazado majestuoso, sus puertos y sus capitanías, sus esclusas, sus ambientes mediterráneos y los encantos de su campo hacen de este itinerario un destino privilegiado del turismo fluvial y cicloturista en Europa.

Si quieres seguir la ruta utilizando una guía en castellano, actualmente existe sólo una, muy completa, llamada “bici:map, lo esencial, Canal du Midi y Canal del Garona” por  Valeria H. Mardones y Bernard Datcharry, de la editorial Petirrojo Ediciones, con un formato muy interesante y ligero de cara a su transporte. Puedes encontrar esta guia aquí.

cienmilpedaladas_midi_garona

Otra guía, en este caso en francés, es «Le Canal des 2 mers à vélo : De l’Atlantique à la Méditerranée (Grands itinéraires à vélo)». Puedes encontrar esta guia aquí.

cienmilpedaladas_guialecanal2mers

En francés, también existen dos guías impresas que unidas cubren el itinerario completo desde el Mediterraneo hasta el Atlántico, llamadas «Le Canal du Midi a vélo- de Toulouse a L’etang de Thau (Vélo Guide)» (para el Canal du Midi) y «Le Canal des deux mers à vélo : De Royan à Toulouse (Vélo Guide)» (para el Canal de Garonne). Puedes encontrar estas guias aquí y aquí.

cienmilpedaladas_guiamidi_fra1

cienmilpedaladas_guiagaronne_fra1
No obstante, para la parte del Canal du Midi existe otra guía impresa muy completa en cuanto a mapas, planos, perfiles e información, aunque este caso en alemán, llamada «Bikeline Radtourenbuch Canal du Midi: Entlang des Weltkulturerbes von Toulouse ans Mittelmeer», de la editorial Esterbauer (serie bikeline). Se puede encontrar esta guia: aquí.

cienmilpedaladas_guiamidi

Toda la información acerca de esta ruta la podemos encontrar en su portal web oficial: aquí.

Tanto el Canal du Midi como el Canal lateral del Garona no tienen mucha pérdida, se trata de seguir siempre el canal, pero sí hay que remarcar que en el Canal du Midi la señalización es bastante deficiente, mientras que en el Canal del Garona cumple su cometido. En el Canal du Midi, actualmente existen obras por acondicionamiento del canal a la altura de Béziers, lugar en el que la ruta se vuelve muy complicada de seguir y que conduce fácilmente a la pérdida. En cuanto a la la guía en castellano que utilizamos para seguir el recorrido (Canal du Midi y Canal del Garona: El Canal de los Dos Mares en Bicicleta por Valeria Horvath Mardones y Bernard Datcharry de la editorial Petirrojo (bici:map) realizando una crítica constructiva, a pesar de contener información muy  interesante, nos resultó ser muy básica en cuanto a su cartografía, haciendo hincapié en los mapas, poco detallados, los cuales resultaron de poca ayuda sobre todo en la travesía de los pueblos y ciudades donde hubiera sido más útil una ampliación de la escala. A su vez, los mapas carecen de líneas de nivel, que hubieran sido muy útiles sobre todo en los recorridos alternativos propuestos para evitar los malos tramos de sendero del Canal de Midi, ya que en ocasiones, realizar alguna de estas alternativas se convirtió en un auténtico rompepiernas sorpresa en el que no se indicaba repecho alguno.

Vélodyssée.
cienmilpedaladas_logovelodyssee

La Vélodyssée es un itinerario cicloturista de 1200 km, que recorre el oeste de Francia de norte a sur, desde Roscoff, dirigiéndose a lo largo de la Bretaña y del Atlántico, hasta Hendaya, ciudad fronteriza con España, ya en la costa vasca. El recorrido alterna un 70 % de carriles bici con un 30 % de carreteras compartidas con el tráfico a motor, siendo el itinerario cicloturista más largo de Francia.

cienmilpedaladas_mapavelodyssee

Si quieres seguir la ruta utilizando una guía impresa, hay que destacar que no existen opciones en castellano, pero sí en frances, como es el caso de:

«La côte Atlantique à vélo : La Vélodyssée (Grands itinéraires à vélo) de la editorial Chamina«, la cual, puedes encontrar aquí.

cienmilpedaladas_velodyssee

«Guide du Routard La vélodyssée 2016/2017: De Roscoff à Hendaye (Le Routard)«, la cual, puedes encontrar aquí.

cienmilpedaladas_guiavelodyssee1s
«La Velodyssee. De Roscoff a Nantes. L’Atlantique en Roue Libre.«, la cual, puedes encontrar aquí.

cienmilpedaladas_guiavelodyssee2s
«De Nantes a Royan a vélo, L’Atlantique en roue libre (Vélo Guide)» y «De Royan a Hendaye a vélo, L’Atlantique en roue libre (Vélo Guide)«, las cuales, puedes encontrar aquí y aquí.

cienmilpedaladas_guiavelodyssee3s

cienmilpedaladas_guiavelodyssee4s
Toda la información acerca de esta ruta la podemos encontrar en su portal web oficial: aquí.

En cuanto a señalización, hay que decir que en los núcleos urbanos importantes, como es el caso de la mayor parte de las ciudades costeras, escasea e incluso llega a desaparecer por completo, por lo que se hace difícil de seguir en muchos puntos del recorrido. Sin embargo, las distintas travesías a lo largo del Parque Natural Regional de las Landas estan muy bien señalizadas. En este caso, la guía que seguimos (La côte Atlantique à vélo : La Vélodyssée (Grands itinéraires à vélo) de la editorial Chamina) -en francés- resultó bastante deficiente en cuanto a la escala de los mapas, muy pequeños, así como en la escasez de los mismos en las zonas más conflictivas, sobre todo urbanas, en una costa muy poblada, lo que se tradujo que en muchas ocasiones dió la impresión de que prácticamente íbamos sin mapas.

Consejos en base a nuestra experiencia (Canal des Deux Mers + Velodyssee):

Desplazamientos: Nos movimos en tren (TGV e Intercités) de Hendaya hasta Séte, con transbordo en Burdeos. Positivo: La flexibilidad de horarios. Encontrar sitio para las bicicletas cuando te subes en un inicio de línea (Hendaya). Aunque por el tipo de trenes era necesario embalar las bicicletas dentro de una bolsa, no tuvimos dificultades en ello bastándonos con quitar la rueda delantera y meter la bicicleta en una bolsa de nylon negra, sin más. Negativo: Los transbordos, inevitables. Normalmente los transbordos implican mudarte de andén contando con poco tiempo. Ésto suele realizarse pasando por debajo de las vías, a través de una planta sótano (-1) y normalmente los ascensores brillan por su ausencia, teniendo que bajar y subir empinadas escaleras con todo el material desmontado, porque montado…imposible.

Alojamientos: A lo largo de la ruta hemos pernoctado la mayoría de las veces en campings, de los cuales hay que decir que son los peores campings para cicloturistas que nos hemos encontrado en todos los itinerarios europeos que hemos conocido. Campings en los que en la mayoría de los casos, el terreno más que césped o hierba, era un auténtico secarral lleno de bultos, piedras o raíces. Por lo general, a lo largo de los canales podíamos encontrar campings con espacio para cicloturistas, al márgen de las plazas para vehículos o autocaravanas, pero a medida que nos acercábamos a la costa atlántica, y sobre todo, ya en ella, ese espacio no existía, y dada la saturación de los mismos, a menudo con el cartel de completo, nos solían acomodar junto a otros cicloturistas en los recovecos más insospechados, donde montar la tienda era todo un reto. El precio de los mismos oscila entre los 12 € y los 26 €, estando la media aproximadamente en los 20 €, y encareciéndose sobre todo en la zona de Las Landas y la costa atlántica. Para los que vayan a realizar sólo el tramo de la Velodyssee a lo largo de Las Landas entre Arcachón y Bayona, mejor planificar con mucha antelación las etapas y buscar alojamientos, de cara a evitar la aventura de los campings, caros y no muy acogedores para las bicicletas…aunque eso ya depende de vuestro espíritu aventurero…Por otra parte, aunque escribimos peticiones de alojamiento a varios usuarios de Warmshowers a lo largo de la ruta, lo más que conseguimos fue una respuesta (en uno de los casos) a posteriori varios días después de haber pasado por la zona, por lo que la impresión de ésta red de usuarios en Francia nos ha causado una impresión muy negativa.

Climatología: En la época del año en la que hemos realizado este viaje (julio/agosto) el clima ha sido en general muy agradable. En la parte del Canal du Midi cercana al Mediterraneo pasamos realmente calor, llegando incluso a los 42º. Conforme fuímos avanzando hacia el interior del país, las temperaturas se suavizaron encontrándonos incluso con algunas tormentas de verano bastante significativas, que hacen que pasar la noche dentro de la tienda de campaña en un camping se convierta en una verdadera película de terror. Ya en la costa atlántica nos encontramos con un clima muy inestable que oscilaba entre los días soleados y los días cerrados y lluviosos, que añaden un componente más de emoción y resolución de situaciones a este tipo de aventuras. En cuanto al viento, al realizar el itinerario de este a oeste, nos encontramos con un fuerte aire en contra en todas y cada una de las etapas, que impedía constantemente que el pedalear, pese al perfil llano del recorrido, fuera agradable, de hecho… en muchas ocasiones incluso era agotador. Según la guía que llevábamos, se indicaba que entre Carcasona y Toulouse el viento nos favorecería pero…ni en nuestras peores pesadillas…sopló en contra y si cabe aún más fuerte. Consejo: id desde el Atlántico hasta el Mediterraneo si optáis por aventuraros por este intinerario, y nunca al revés, el viento influye mucho en la percepción del recorrido y en el disfrute de los paisajes por los que transita. En la costa atlántica, al igual que la climatología, el viento resultó cambiante, soplando generalmente de forma lateral hacia el éste (entrando por el océano) y en ocasiones hacia el sureste, favoreciendo un poquito el pedaleo hacia el sur en estos casos.

Turismo: En cuanto a los canales del Midi y del Garona (Canal de los dos mares), hay que señalar que el itinerario transcurre en todo momento al lado de los dos canales, los cuales por su naturaleza, son obras de construcción posterior a la de los pueblos y ciudades de las comarcas por las que transitan, discurriendo éstos por las proximidades y las periferias de los mismos, en un entorno que nos permite descubrir la agricultura de los lugares de primera mano, pero no así las localidades, que en muchos de los casos, se encuentran distanciadas respecto de los canales y para avituallarnos, degustar su gastronomía, conocer sus rincones y sus gentes, no hay más alternativa que alejarnos de la ruta para después regresar a la misma. No sucede así en la Velodyssee, trazada en muchos casos por carriles bici o carreteras secundarias que nos permiten conocer las poblaciones a su paso, no obstante el Canal du Midi nos permite atravesar zonas rurales encantadoras alejadas del bullicio de las zonas más pobladas. Es destacable la importancia turística de esta zona dada la inmensa cantidad de embarcaciones de recreo que podemos encontrar a lo largo del canal, cosa que no sucede así en el Canal Lateral del Garona. En el recuerdo quedan entre tantos bonitos rincones, por órden de ruta, Séte, Béziers, Capestang, Carcasona y Castelnaudary, en el Canal du Midi; Toulouse, Moissac, en el Canal del Garona; y Bazas, la Duna de Pilat, Bayona y Biarritz en la pista ciclable Bazas-Mios y en la Velodyssee hasta Hendaya.

Otras opciones.

Eurovelo 8. Mediterranean Route (Ruta mediterranea).

cienmilpedaladas_logoeurovelo8
Además, existe proyectada una ruta Eurovelo (Eurovelo 8), aun por realizar al completo, que recorrerá el sur de Francia, cerca de la costa mediterránea, desde la frontera con Italia, hasta la frontera con España.

cienmilpedaladas_eurovelo8

Se trata de un itinerario cicloturista proyectado, de aproximadamente 5.900 km, que nos llevará a cpnocer espumosos mares de color esmeralda, kilómetros de arena dorada, misteriosas islas, comida maravillosa, ciudades antiguas …la Alhambra de Granada, la asombrosa arquitectura de Gaudí en Barcelona, el romance de los canales de Venecia, el casco antiguo de Dubrovnik, Chipre… y aunque muchos de sus destinos ya son internacionalmente famosos, todavía hay montones de perlas desconocidas que se encuentran en el camino, como en Albania y Montenegro. No es de extrañar que en un futuro la Ruta Mediterránea reciba más interés que cualquier otra ruta EuroVelo, aunque para ello se tendrá que desarrollar prácticamente la totalidad de las infraestructuras destinadas a aislar su recorrido del tráfico a motor, hecho que se prevee que llevará muchísimos años dados los países por los que transita.

Toda la información acerca de esta ruta la podemos encontrar en su portal web oficial: aquí.

France vélo tourisme.
Cienmilpedaladas_Logo_France_Vélo_TourismeSe puede obtener más información acerca de las diversas rutas a lo largo del sur de Francia en «France Velo Tourisme», una web inteligente para descubrir Francia en bicicleta.

Conociendo la existencia de estos itinerarios cicloturistas… ya sabéis que existe la oportunidad de realizar un cicloviaje muy cerquita, para poder conocer las regiones del sur de Francia, y sin necesidad de complejos desplazamientos. ¡Anímaos!

8 de Marzo: día de la mujer… cicloturista!

cienmilpedaladas_galeriarin_06

Hoy día 8 de Marzo es el Día Internacional de la Mujer, en el cual se conmemora la lucha de la mujer, por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

Es entrañable recordar ahora «Damas en Bicicleta: Cómo vestir y normas de comportamiento«, una guía publicada en 1897 para mujeres ciclistas. A día de hoy sería chocante, pero supuso un paso más en la lucha de la mujer por la igualdad, y es que la bicicleta se convirtió por aquel entonces en todo un símbolo de libertad para el sector femenino; un sector para el que suponía todo un desafío esta actividad.

cienmilpedaladas_damasenbicicleta
Sí, hasta bien adentrado el siglo XX, y me atrevería a decir que a principios del sigo XXI, aún podíamos escuchar: ¡Mira una chica en bici!, como algo sorprendente, a día de hoy el mercado ya piensa en nosotras como inversión de futuro.

Pero no sólo hablamos de un ciclismo como afición, que es en el que la mayoría nos enmarcamos, sino también profesional; un ciclismo que ya no nos mira como floreros, sino como participantes.

El Tour de Francia, una prueba ciclista por excelencia, se abrió a la participación femenina en el año 2006. Con una duración de una semana, y disputándose año tras año desde entonces,  está considerada como una de las carreras por etapas más importante del calendario internacional. Pero sus inicios no son tan actuales, ya que la primera carrera por etapas femenina se celebró en 1955, aunque la segunda no se disputaría hasta el año 1984, entrando en una veloz decadencia hasta nuestros días, hasta aquel lunes 8 de agosto de 2006 en el que arrancó la primera etapa del primer Tour de Francia en la modalidad femenina. Aún así, es lamentable la poca repercusión que tiene, a pesar de su prestigio dentro del deporte femenino.

Pero no nos quedemos con lo negativo, sino con todo lo positivo, porque en este sentido las ciclistas vamos encontrando nuestro sitio al lado de nuestros compañeros, ya que sobre una bicicleta hemos demostrado que no existen las diferencias.

Me gustaría recordar en este día a mujeres que se adelantaron a sus tiempos y que nos enseñaron con su ejemplo, como Annie Londonderry, la primera mujer cicloturista, que a pesar de no haber montado nunca en una bicicleta se aventuró a pedalear rumbo hacia diversos lugares haciendo publicidad a una empresa. Más tarde en su primer libro destacó sentirse tras su aventura como una nueva mujer.

Otros nombres como el de la considerada mejor ciclista española, Joane Somarriba; la ciclista francesa Jeannie Longo, 13 veces campeona mundial de ciclismo, Judith Arndt, la reina mundial de la contrarreloj y otras tantas que podría seguir nombrando.

Pero sobre todo y en este día de mujeres, me gustaría hacer una mención especial a todas aquellas que como yo se liaron un día la manta en la cabeza y salieron con su bici a disfrutar, a vivir esta aventura del ciclismo, a soñar despiertas porque cada vez somos más las que nos animamos a pedalear y seremos más y muchas más. Y estos gestos, aunque creamos que son pequeños, influirán positivamente en las generaciones venideras.

Por último, os dejamos una lectura muy interesante, «La guía definitiva para la mujer ciclista» de Erkuden Almagro.

cienmilpedaladas_mujerciclista
Un abrazo muy fuerte a todas las chicas que como yo nos subimos a una bicicleta para hacer sueños realidad, y para sentir mientras pedaleamos la más profunda libertad.

María,
Cien mil pedaladas: Pedaleando Europa.

El equipaje de una mujer para viajar en bici.

cienmilpedaladas_elequipajedeella

Qué llevar en un viaje cicloturista es algo que dependerá de la tipología de viaje y de las necesidades de cada persona. Inicialmente, en el apartado «Equipaje» de nuestra sección «Consejos», describimos una lista detallada y perfeccionada con el paso de los años de lo que habitualmente solemos llevar en nuestros viajes, así como un esquema con el que sugerirte según nuestra experiencia cómo poder distribuir en las alforjas y accesorios similares todo aquello que lleves.

Sin embargo, hemos querido detallar en este artículo, la parte del equipaje más específica para nosotras, las chicas que viajamos en bici.

Ahora os voy a contar las cosas que nunca faltan en mis alforjas:

cienmilpedaladas_ella Higiene.

En cuanto a la higiene, conviene pensar el ir provistas de compresas, tampones, salvaslips… porque al ser un viaje largo seguro que toca «ponerse mala», por lo que yo siempre llevo las suficientes aunque luego compre más. Otra cosa que no me falta para estos días son las toallitas higiénicas (las que vienen humedecidas), pues antes de afrontar una nueva etapa, en el alojamiento (camping, warmshower, hostal, etc.) nos asearemos sin dificultad, pero en plena ruta, y aún más, si ésta nos pilla en mitad del campo, o en algún otro sitio donde no suele haber servicios, agradeceremos llevar estas toallitas para nuestra higiene. He leído varios artículos sobre el uso de la copa menstrual para estos días, pero yo aún no me he animado a probarla.

A la hora de asearme, y no solo para estos días de menstruación, llevo un jabón íntimo y una crema hidratante específica para la entrepierna y el perineo, pues esta es la parte que más sufre en la bici ya que es la que más roce tiene, por lo que es necesario llevarla bien hidratada. Yo uso una de la marca Nivea y me va bastante bien. Por este motivo no suelo usar ropa interior, excepto cuando no me queda más remedio, que es durante los días de mi menstruación.

Como tengo el pelo bastante seco necesito llevar también un buen acondicionador. En algunos viajes he llevado un dos en uno por el peso, pero como no me dio el resultado que yo esperaba, llevo siempre champú y acondicionador, cada uno en su bote. Para el pelo llevo también un humidificador (tengo el pelo ondulado y con volumen y si no me echo nada parezco el león de la metro), yo uso el humidificador y acondicionador de Nativa do Brasil y lo recomiendo encarecidamente por lo bien que queda el pelo. Como el bote es grande, relleno otro más pequeño con la cantidad que considere que necesitaré. Otra cosa que no os debe de faltar son gomas, para poder recogerte el pelo en alguna trenza o cola mientras rodamos y también alguna pinza.

Otro aspecto fundamental de la higiene es la depilación. Yo me hago la cera en las piernas enteras unos días antes de comenzar el viaje, y durante el mismo llevo una pinza de depilar, una cuchilla de afeitar para piernas y axilas, y bandas de cera para el bigote.

Por supuesto no faltan en mi neceser, cepillo de dientes y pasta dentífrica y un colutorio pequeño. Aunque no entre dentro del apartado de higiene, me gustaría señalaros ahora el resto de cosas que llevo en el neceser:

  • Protector solar (uno para el cuerpo y otro específico para la cara)
  • Antiojeras y colorete.
  • Tijeras y lima para las uñas.
  • Cepillo para el pelo.
  • Colonia en un recipiente pequeño.
  • Crema específica para el contorno de los ojos.

cienmilpedaladas_ella Ropa.

En cuanto a la ropa, ésta dependerá del sitio al que vayamos y de la climatología del mismo en la estación en la que viajemos. A continuación os detallaré mi lista particular, la cuál está basada en los viajes que he realizado a lo largo de Europa, que han sido siempre en verano.

Ropa de ciclismo:

  • 2 o 3 culotes.
  • 3 maillots.
  • 2 0 3 sujetadores deportivos.
  • 1 chaqueta.
  • 4 pares de calcetines de ciclismo.
  • 1 par de zapatillas de trecking (también las uso para vestir).
  • Casco
  • 1 camiseta térmica (por si acaso).
  • 1 juego de perneras.
  • Gafas de sol (llevo las de ciclismo pero también las uso para vestir).

Ropa de vestir:

  • Mallas deportivas, camiseta de mangas cortas y polar (me valen para dormir en el camping).
  • 1 pantalón vaquero, un jersey y 2 o 3 camisetas.
  • 1 vestido (a ser posible de un tejido que no se arruge mucho).
  • 1 pantalon corto.
  • 4 bragas y 1 sujetador.
  • Sandalias.
  • Chanclas de goma.

Con esto, espero haberos ayudado a aclarar vuestras posibles dudas de cara a hacer vuestro propio equipaje, al menos a nivel básico, ya que cada persona tiene sus propias necesidades.

Saludos de una cicloviajera ; )
Un abrazo,
María.

Seis cosas que saber antes de prepararse físicamente para un viaje cicloturista.

cienmilpedaladas_galeriarin_22

Si piensas que para realizar un viaje en bicicleta has de convertirte en un ciclista de revista y estar en plena forma…no pienses más, no es cierto …genial ¿verdad? …es más, es algo que está al alcance de toda aquella persona que se lo proponga.

A la hora de pensar en hacer un viaje en bicicleta, hemos de pensar cuáles son nuestras inquietudes, posibilidades, aspiraciones… cada itinerario cicloturista tiene su dificultad, y según las exigencias del que hayamos decidido hacer así nos prepararemos.

Por tanto, os detallaremos seis consejos básicos a tener en cuenta antes de preparar unas vacaciones en bicicleta…consejos que son grandes verdades que hemos podido comprobar a lo largo de nuestros viajes por Europa.

1. No hay edad para hacer un viaje cicloturista.

cienmilpedaladas_familia

Tanto si eres mayor, como si tienes niños y quieres viajar con ellos, siempre podrás encontrar itinerarios agradables de baja dificultad para disfrutar de una aventura de estas características y además, siempre podrás planificar las etapas con una longitud que se adapte a tus necesidades, por lo que podrás evitar desniveles complicados y largas distancias diarias que te exijan un ritmo elevado. Son muchísimas las familias que nos hemos encontrado en nuestros viajes, sobre todo en Alemania, país de gran tradición cicloturista, y enorme, la cantidad de mayores que deciden recorrer en pareja o en solitario, grandes itinerarios cicloturistas, tras haber trabajado toda una vida.

2. Hay itinerarios cicloturistas para todo tipo de ciclistas.

cienmilpedaladas_edad.jpg

Tanto si acabas de empezar a dar pedales, como si haces innumerables maratones al año, siempre podrás encontrar un itinerario que se adapte a tus pretensiones. Si estas empezando por una parte te aconsejamos itinerarios relativamente llanos, a lo largo de valles fluviales y planicies en los que existan infraestructuras adecuadas para el uso de la bicicleta. No obstante, dividiendo el recorrido en etapas de menor distancia, podrás afrontar itinerarios de una mayor dificultad, que supongan superar terrenos rompepiernas o algunas que otras dificultades montañosas en el camino, pero sin excederse, pues involucrarse en un itinerario de alta montaña sin estar realmente preparado puede suponernos una retirada obligada en plena ruta.

Por tanto ni la edad ni las cualidades físicas de cada uno han de ser un problema para viajar en bicicleta.

3. Tendrás todo el día para realizar una etapa.

cienmilpedaladas_descansando

A la hora de diseñar una etapa, o de improvisarla, dependiendo de las características de nuestro viaje, tenemos que tener en cuenta que dispondremos de todo el día…con sus descansos, comidas y visitas turísticas si te apetece, siendo un aspecto fundamental a la hora de planificar nuestro viaje en cuanto a distancia diaria a recorrer, dejando siempre un margen para el tiempo y las circunstancias. Esto significa que a la hora de prepararte para el viaje, cuando salgas a pedalear, te acostumbres a realizar salidas de largas distancias, aunque sean a un ritmo tranquilo, ya que lo importante será acumular kilómetros de rodaje para ir acostumbrando a tus piernas a pedalear sin fatiga cuando las distancias a recorrer sean algo mayores.

También será muy importante conocer de antemano el ritmo y costumbres básicas en cuanto a horarios de comida, apertura de establecimientos, etc. de aquellos países por los que vayamos a pedalear en nuestro viaje, para adaptar nuestras etapas, con sus comienzos, descansos, comidas, compras, visitas, pernoctación, etc. acorde a la sociedad en la que nos movamos.

4. Pedalearás durante bastantes días seguidos.

cienmilpedaladas_canal_du_midi

Se ha de tener en cuenta que en un viaje cicloturista pedalearemos durante muchos días seguidos durmiendo en campings, albergues, casas de otros cicloturistas, hostales, bed and breakfasts… lo que quiere decir que, por una parte, tendrás que acostumbrarte a subirte a la bicicleta dia tras dia (o al menos unos días seguidos), para evitar por ejemplo, que te haga daño el sillín a principios del viaje, o que tu bicicleta te provoque algún tipo de molestia o dolor con su uso prolongado por una mala regulación o adaptación de sus componentes,  y por otra parte, tendrás que adaptarte lo mejor posible a aquellos lugares donde pernoctes teniendo en cuenta que el descanso no siempre será reparador, por lo que conviene estar concienciado sobre ello (en el caso más aventurero) o tratar de planificar con antelación las noches según las posibilidades y las necesidades (en el caso más sensato).

5. Tu bicicleta pesará aproximadamente el doble.

cienmilpedaladas_galeriabelgicayholanda_20

Si vas a viajar has de dar por hecho que tu bicicleta cambiará de aspecto radicalmente y pesará más o menos el doble de su peso normal, pues el equipaje y las herramientas necesarias que llevarás en tus alforjas, así como la tienda de campaña, el saco de dormir y el aislante si has pensado en ir acampando a lo largo de la ruta, pueden llegar a pesar alrededor de unos 15 kgs mínimos de media, para un viaje de unas dos o tres semanas. Esto significa que la dirección de la bicicleta pesará más por lo que el manillar no girará con tanta facilidad como cuando llevamos la bicicleta libre de peso, que cada vez que nos detengamos tendremos que tener mucho cuidado y sujetar la bicicleta con más fuerza de lo habitual, pues con el peso se nos puede ir al suelo lastimándonos en cualquier momento, que los kilómetros realizados como cicloturista son más largos así como los desniveles que por pequeños que sean presentarán más dificultad, por lo que tendremos que mejorar nuestra técnica sobre todo si vamos a recorrer itinerarios recomendados para BTT (mountain bike), y por último, que como consecuencia del peso nuestra bicicleta se verá sometida a un exceso de fuerzas y tensiones que hará que sufrán más de lo normal cada una de sus partes mecánicas, por lo que deberemos tratarla con sumo cuidado y revisarla día tras día para comprobar que todo está bien y que no se han producido desajustes o daños.

6. Tendrás que tener autonomía en cuanto al mantenimiento de tu bicicleta.

cienmilpedaladas_mecanica

Cuando menos te lo esperes, tu bicicleta puede comvertirse en un auténtico diablillo y jugarte malas pasadas, sobre todo en este tipo de aventuras donde acostumbramos a llevarla cargada con todos los enseres necesarios para el viaje. Por tanto, tendrás que adquirir conocimientos básicos de mecánica (tampoco es que haya que ser un experto o una experta), pues a lo largo de un itinerario cicloturista no siempre encontrarás cerca una tienda de bicicletas o un taller donde puedan ayudarte en el caso de que tengas problemas. Es por ello por lo que es aconsejable que aprendas al menos la mecánica suficiente acerca de tu bicicleta, de manera que te permita solucionar cualquier problema sencillo, y en caso en el que este sea de fuerza mayor, al menos llegar a la próxima tienda. Ten en cuenta que tu bicicleta será el medio de transporte con el que viajarás, por lo que sin un cuidado diario a lo largo del viaje, y sin conocimientos sobre ella, correrás el riesgo de tener averías e improvistos que modifiquen tu ruta o incluso que tengas que abandonarla por la imposibilidad de encontrar soluciones y no poder continuar en ella.

Siguiendo estos seis consejos básicos, estarás preparado para afrontar el cicloviaje que te propongas sin problemas. ¡Anímate!

Teaser Trailer de «Cien mil pedaladas: Cruzando el sur de Francia» dedicado al 20 aniversario de labicicleta.net

Cerramos el 2016 con la presentación del primer Teaser Trailer del quinto capítulo de nuestra serie «Cien mil pedaladas: Cruzando el sur de Francia»-rodado este verano- el cual está dedicado al 20 aniversario de labicicleta.net. Podéis escuchar a su vez como banda sonora parte de una canción llamada «Bounce back», en su versión instrumental, perteneciente a las sesiones de grabación del próximo álbum musical en el que estamos trabajando dentro de ByM Project.

¡Feliz año nuevo!
Un abrazo enorme,
Beni y María.

El Camino del Cid en bicicleta de montaña.

cienmilpedaladas_cid

El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural basado en el personaje histórico Rodrigo Díaz de Vivar, y en la obra literaria El Cantar de mío Cid. El Camino del Cid para BTT es un itinerario de 1.510 km que atraviesa España de noroeste a sureste a través de ocho provincias (Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante) y que está dividido en 7 rutas enlazadas entre sí de entre 50 y 300 km. Todas las rutas están señalizadas y adaptadas a la BTT para que junto a vuestras bicicletas podáis disfrutar de un camino de leyenda.

Recorrido de la ruta completa desde Burgos hasta Orihuela:

cienmilpedaladas_cid

Rutas individuales:

1. El Destierro:

Recorrido: Desde Vivar del Cid (Burgos) hasta Atienza (Guadalajara).
Provincias: Burgos, Soria, Guadalajara.
Kilómetros: 297 km aprox.
Jornadas recomendadas: 6 días (5 noches) incluyendo la etapa prólogo Vivar del Cid – Burgos (12 km), que te permitirá conocer a fondo la capital burgalesa.
Dificultad: Baja – Media.

En este viaje te encontrarás con una parte importante de la esencia de Castilla. El paisaje alterna los cultivos de secano en los valles de los ríos Arlanza y Duero con los sabinares, robledales, pinares, monte raso y parameras. La ruta atraviesa seis Espacios Naturales, entre los que destacan el sabinar del valle del Arlanza y La Yecla (un cortado calizo a la salida de Silos y a pie de carretera que vale la pena visitar), y el espacio soriano del río Duero, de gran importancia medioambiental pero también geopolítica durante la Edad Media. Esta importancia se refleja en las numerosas atalayas y castillos que jalonan este espacio singular, comprendido entre Langa de Duero y Berlanga de Duero, y que tiene su emblema en la colosal fortaleza califal de Gormaz, de la que fue alcaide el Cid.

Pasarás por dos de los grandes monasterios fundacionales castellanos: el de San Pedro de Cardeña y el de Silos, y muy cerca del de Arlanza (a 8 km de Covarrubias), y conocerás lugares míticos dentro de la historia cidiana, como Vivar del Cid, San Pedro de Cardeña, Castillejo de Robledo o San Esteban de Gormaz entre otros y, por supuesto, Burgos, ciudad cidiana por excelencia con buena infraestructura para los cicloturistas y un patrimonio monumental de primera encabezado por su catedral. En ruta encontrarás también numerosas huellas románicas en el fascinante claustro de Santo Domingo de Silos, en las pinturas de la ermita de San Miguel en Gormaz, en las iglesias de San Esteban de Gormaz y en otros muchas poblaciones que conservan muestras del llamado románico rural, de un gran poder sugestivo y evocador. Por lo demás, en este tramo predominan los pueblos pequeños y apacibles, algunos de ellos de «aroma» medieval y reconocido interés, como Covarrubias, Santo Domingo de Silos, Langa de Duero, San Esteban de Gormaz, El Burgo de Osma, Berlanga de Duero y desde luego, al final de este camino, ya en Guadalajara, la inexpugnable Atienza, todas ellas declaradas Conjunto Histórico y/o artístico.

2. Tierras de Frontera:

Recorrido: Desde Atienza (Guadalajara) hasta Ateca – Calatayud (Zaragoza).
Provincias: Guadalajara, Soria y Zaragoza.
Kilómetros: 278 km aprox.
Jornadas recomendadas: 5 días.
Dificultad: Baja – Media.

Atienza, Guadalajara y Medinaceli fueron, hasta la desaparición del califato a principios del siglo XI, enclaves de gran importancia dentro de la Marca Media andalusí: puestos muy militarizados encargados de la defensa de la frontera así como del aprovisionamiento de las tropas andalusíes, que lanzaban desde allí sus ataques sobre los territorios colonizados por los cristianos. Entre los años 1085 y 1104 sucumbieron a la ofensiva leonesa y castellana. Inmersos sin embargo en vastos espacios, poco poblados y frecuentados por ladrones y partidas armadas de muy diverso origen, continuaron siendo lugares peligrosos.

A principios del siglo XII Medinaceli era el eje que separaba los territorios castellanos de los de la taifa de Zaragoza, una brillante corte islámica gobernada desde 1036 por la dinastía hudí, de origen yemení. Los hudíes fueron patronos del Cid en más de una ocasión y mantuvieron la independencia de Zaragoza hasta que fueron conquistados por los almorávides en 1110. En 1120 el rey aragonés Alfonso I el Batallador tomó Calatayud y la cuenca del Jalón. Sin embargo, este territorio no perdió su carácter fronterizo y fue escenario de conflictos entre los reinos de Aragón y de Castilla.

Prueba de este conflictivo pasado son los numerosos castillos, amurallamientos y atalayas -de muy diversas épocas y estado de conservación- que hallará el viajero en este tramo. Destacan los castillos de Atienza, Jadraque, Pelegrina, Sigüenza, Medinaceli, Montuenga de Soria, Monreal de Ariza y, especialmente, al final del viaje, Calatayud: uno de los más importantes conjuntos amurallados islámicos de España. La ruta, además, pasa por cuatro localidades declaradas conjunto histórico y/o artístico donde vale la pena deternerse: Atienza, Sigüenza, Medinaceli y Calatayud, así como por pequeños pueblos de ambiente rural y tranquilo (solo 10 de las 52 poblaciones de esta ruta superan los 400 habitantes) donde uno se siente cómo y seguro. Como hecho singular, en este tramo, en la vega zaragozana del Jalón, aparecen los primeros ejemplos del mudéjar aragonés, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El recorrido se caracteriza por su diversidad orográfica, ya que comienza en la Serranía de Atienza, a 1.320 metros de altitud, y finaliza en la vega del Jalón, en Calatayud, a 536 m. La ruta, en general, sigue los valles formados por los ríos Henares, Dulce, Tajuña y Jalón, pasando por algunos tramos muy espectaculares en forma de cañones y valles estrechos, que se alternan con monte bajo y campos de cereal. A partir de Medinaceli el paisaje se vuelve más árido, una verdadera tierra de frontera que, dependiendo de los tramos y de la época del año, nos llevará a pensar que estamos rodando por el escenario de un western medieval: extensas planicies que darán paso a una vega fértil, la del Jalón, y por último a un paisaje casi lunar de colinas de yesos y arcillas, en Calatayud. La ruta atraviesa cinco espacios naturales protegidos: el Barranco del Río Dulce (un impresionante cañón calizo donde abundan las rapaces), las Parameras de Maranchón y de Layna (paisajes amplios donde puedes ver una gran variedad de aves esteparias, incluida la alondra de Dupont o ricotí),  y los sabinares y riberas del Jalón.

3. Las Tres Taifas:

Recorrido: Desde Ateca – Calatayud (Zaragoza) hasta Cella (Teruel).
Provincias: Zaragoza, Guadalajara, Teruel.
Kilómetros: 312 km aprox. (incluyendo el enlace Calatayud – Ateca de 15 km aprox.).
Jornadas recomendadas: 6 días (52 km / día aprox.).
Dificultad: Media.

Tienes ante ti 300 intensos kilómetros de paisajes, historia, arte y aventura, recorriendo viejos y agrestes territorios que formaban parte de tres reinos musulmanes o taifas. Una ruta exigente en lo físico -buena parte del trazado discurre por serranías- pero fascinante en su recorrido, entre cuyos hitos destacan cuatro importantes complejos amurallados medievales: Calatayud, Daroca, Molina de Aragón y Albarracín.

Calatayud, por su longitud y su antigüedad es uno de los recintos amurallados islámicos más importantes de España. La herencia musulmana es también muy palpable en su patrimonio mudéjar, que incluye algunas de las torres más armoniosas de este arte declarado, en Aragón, Patrimonio de la Humanidad. Después de dejar Ateca, y tras casi 60 km de agreste paisaje de la sierra de Pardos, espera Daroca, fundada en el siglo VIII por árabes yemeníes. Calatayud y Daroca se encontraban en el importante paso por el valle del Jiloca que enlazaba la Meseta, el valle del Ebro y el Levante, y eran dos grandes fortalezas islámicas. Daroca tiene un importante y variado patrimonio artístico -con buenos ejemplos románicos- acorde con la rica historia de la ciudad. Al atardecer sus murallas adquieren un peculiar matiz dorado.

El tercer epicentro de la ruta es Molina de Aragón, ciudad monumental con su castillo como símbolo -quizá el más esbelto de cuantos encontramos en el Camino del Cid-. Desde Molina el paisaje cambia rotundamente y nos sumergimos en una de las zonas más salvajes de todo el itinerario. En los próximos 100 km, hasta Albarracín, atravesaremos sin interrupción cinco espacio naturales: el Parque Natural del Alto Tajo, Montes de Picaza, Tremedales de Orihuela, el Sabinar de Monterde de Albarracín y los Pinares de Ródeno: cañones y desfiladeros fluviales, rapaces rupícolas, bosques mixtos de encina, sabina y pino laricio -con predominio de este último- , tremedales, cabras montesas y todo tipo de cérvidos. Toda la zona es, además, un impresionante museo geológico al aire libre donde se advierten todo tipo de fallas, pliegues, ríos de piedra, dropstones y toda clase de fenómenos erosivos, algunos muy llamativos, como las torres de Chequilla.

Atravesando estos paisajes llegamos a Albarracín por alto, que es la mejor forma de admirar esta pequeña localidad -presente siempre en las listas de las más bonitas de España-. Albarracín es el cuarto gran complejo amurallado de la ruta, fue la capital de la pequeña pero importante taifa de los Banu Razin y aquí el Cid histórico estuvo a punto de morir durante una refriega. Desde Albarracín, tras un merecido descanso, nos dirigimos a Cella. En este último trayecto podremos visitar una de las obras más importantes de la hidráulica romana en esta zona, conservada por los  árabes: el acueducto que une Albarracín y Cella, parte del cual está excavado en la roca y que el viajero puede recorrer en alguno de sus tramos. Una última sorpresa nos espera en Cella, fin del tramo de las Tres Taifas: su pozo artesiano, uno de los más grandes de Europa. Cella debía de ser en el siglo XII un lugar fronterizo y «caliente», donde abundaban los mercenarios, y es el sitio elegido por el autor del Cantar para que el Cid espere a todos los que quieran acompañarle en la conquista de Valencia. Muchos viajeros suelen prolongar una etapa más su viaje hasta alcanzar Teruel, en el siglo XI apenas un poblado, nudo de comunicaciones.

4. La Conquista de Valencia:

Recorrido: Desde Cella (Teruel) hasta Valencia.
Provincias: Teruel, Castellón y Valencia.
Kilómetros: 251 km aprox.
Jornadas recomendadas: 4 días (62 km / día aprox.).
Dificultad: Media.

El tramo de la Conquista de Valencia posee dos partes muy diferenciadas. La primera, entre Cella (Teruel) y Jérica (Castellón), conforma un itinerario riquísimo desde el punto de vista histórico y medioambiental: pueblos con encanto y de intenso sabor medieval, parajes fascinantes, extensos bosques mixtos mediterráneos, pozas naturales donde bañarse, ríos, estrechos, y muchas otras singularidades que compensarán sobradamente los esfuerzos del caminante. Esta parte de la ruta, unos 160 km, incluye algunos de los tramos más exigentes de todo el itinerario, abundando los senderos de media montaña. Teruel -capital del mudéjar aragonés, Patrimonio de la Humanidad- Mora de Rubielos, Rubielos de Mora y Jérica son las cuatro localidades declaradas Conjunto histórico y/o artístico en este tramo.

La segunda parte comienza en Jérica: tras dejar Segorbe, conjunto histórico-artístico con un poderoso patrimonio gótico, el Camino desciende a Valencia por un itinerario sencillo técnicamente, que une la Vía Verde Ojos Negros con la Vía Augusta. Siempre en descenso, la vista progresivamente se transforma, dando paso entre cultivos hortofrutícolas a un paisaje más urbanizado. Es entonces cuando se aparece a los viajeros la vista de las murallas de Sagunt, frente al Mediterráneo, una de las ciudades fortificadas más importantes del Mediterráneo y de más antigua fundación. Tras pasar por el Puig, la antigua Cebolla citada en el Cantar, y después de recalar en alguna de las playas del litoral mediterráneo -¡una posibilidad que recomendamos!-, el viajero accede finalmente a Valencia, la gran recompensa del Cid y posiblemente, también del viajero cidiano del siglo XXI.

Hay varios espacios naturales de interés en esta ruta: los sabinares del Puerto de Escandón -entre Teruel y Puebla de Valverde-, los espectaculares Estrechos del Mijares -entre Olba y Montán- y el Curso Medio del Palancia -entre Caudiel y Algar de Palancia-. Entre Sagunto y Puçol, en el litoral, se encuentra el Marjal dels Moros, un humedal donde crecen plantas endémicas frecuentada por gran variedad de aves acuáticas. Este marjal nos recuerda la proximidad del Mediterráneo y la posibilidad, casi ineludible, de refrescar nuestros cuerpos cansados en cualquiera de las playas que bañan las cálidas aguas del Mediterráneo.

5. La Defensa del Sur:

Recorrido: Desde Valencia hasta Orihuela (Alicante).
Provincias: Valencia y Alicante.
Kilómetros: 249 km aprox.
Jornadas recomendadas: 4 días (22 km / día aprox.).
Dificultad: Media-baja.

La Defensa del Sur ofrece fuerte contrastes: desde tramos muy urbanizados donde prevalecen los caminos agrícolas y vías verdes de asfalto a los senderos en las zonas más montañosas. Tras abandonar Valencia y sus alrededores el viajero se topará con dos de los grandes iconos de este territorio: La Albufera y la huerta valenciana.

La Albufera es una laguna costera de escasa profundidad -un metro de media- rodeada de arrozales y cerrada al mar por una barra de arena creada por las corrientes marinas. Viene siendo explotada por el hombre desde la Antigüedad y hoy es la casa de un buen número de especies animales y vegetales: desde aves acuáticas a peces en peligro de extinción, como el fartet y el samarugo.

El segundo «encontronazo» es la huerta valenciana: un hecho económico, social y natural sin precedentes que hunde sus raíces en la historia. La huerta y los jardines valencianos, tan valorados por los árabes, fueron cantados en el siglo XI por el poeta Ibn Jafaya, natural de Alzira. Las murallas de Alzira, de origen islámico, nos evocan ese recuerdo. Alzira es una de las ocho poblaciones declaradas conjunto histórico y / o artístico en este recorrido. La siguiente es Xàtiva, que cuenta con un envidiable patrimonio histórico-artístico encabezado por su castillo, cuya estampa, junto con la del castillo de Sax, es una de las más impresionantes de este recorrido.

Desde Ontinyent iniciamos el ascenso a Bocairent por un paisaje mediterráneo de montaña entre espectaculares cortados y junto al Pou Clar -donde recomendamos un buen baño- y la Sierra de Mariola. La ascensión es bonita pero cuenta con algunos tramos duros que nos obligarán a bajar de la bici: la recompensa es la llegada a Bocairent, una ciudad construida en piedra y una de las grandes sorpresas de este recorrido.

El Camino del Cid entra en la provincia de Alicante por Banyeres de Mariola. Su castillo es el primero de una línea defensiva de origen almohade que continúa por Biar, Villena, Sax, y Petrer hasta llegar a Elche, con un muy importante patrimonio de origen medieval entre el cual destaca su Palmeral, declarado Patrimonio de la Humanidad. Desde Elche continuamos descendiendo hasta el Bajo Vinalopó. La aridez del paisaje contrasta con los fértiles campos cultivados y la presencia generalizada de palmerales: un territorio densamente poblado que finaliza simbólicamente en el extremo sur del ámbito de influencia del Cid: la monumental Orihuela.

6. Ramal de Álvar Fáñez:

Recorrido: Desde Villaseca de Henares o desde Castejón de Henares (Guadalajara) hasta Guadalajara.
Provincias: Guadalajara.
Kilómetros: 71 km aprox.
Jornadas recomendadas: 1 día.
Dificultad: Media.

Este pequeño ramal nos lleva por pequeñas poblaciones hasta Guadalajara. En general el camino discurre sin sobresaltos por la vega del río Badiel, alternando el paisaje de vega con monte bajo y cultivos de cereal. A su paso encontramos humildes vestigios de románico rural en Villaseca de Henares, Utande y Muduex. A mitad de camino, la villa amurallada de Hita se alza bajo su castillo afirmando su doble condición de villa monumental (está declarada conjunto histórico-artístico) y literaria (es citada en el Cantar, y es la «patria chica» del Arcipreste de Hita).

La ruta prosigue hasta Guadalajara -su nombre proviene del árabe y significa «río de piedras»-. Guadalajara fue en sus orígenes un puesto militar andalusí próximo a la frontera del Duero. Muchos de los ejércitos que venían de Toledo pasaban por allí y después se dirigían a Atienza o a Medinaceli. Aunque su monumento más emblemático es el Palacio del Infantado (XV-XVI), posee importantes hitos de origen medieval, como el puente califal (del que quedan escasos vestigios del siglo X, pues su apariencia actual data del XVIII), interesantes ejemplos de arquitectura mudéjar o los torreones del Alamín y de Álvar Fáñez (siglos XIII y XIV).

7. Anillo de Gallocanta:

Recorrido: Circular, Daroca – Daroca.
Provincias: Zaragoza y Teruel.
Kilómetros: 49 km aprox.
Jornadas recomendadas: 2 días.
Dificultad: Baja – Media.

La Naturaleza es la gran protagonista de esta ruta que, partiendo de Daroca,  atraviesa la bonita Sierra de Santa Cruz por caminos rurales de buen firme hasta llegar al pueblo de Gallocanta. El itinerario BTT sigue el camino senderista hasta Castejón de Tornos y allí lo abandona para seguir durante 4 km una variante BTT señalizada, hasta que esta, poco antes de llegar a Val de san Martín, se une de nuevo al camino senderista.

La laguna de Gallocanta es un impresionante sistema lagunar jalonado de pequeños pueblecitos. Es una de las lagunas saladas más extensas de Europa Occidental y posee una gran diversidad biológica. Este ecosistema acoge cada invierno a miles de grullas y otras aves migratorias que se detienen aquí en sus viajes entre el norte de Europa y África. Se trata de un espectáculo natural de primer orden que, junto al buen número de aves acuáticas, esteparias y rapaces que alberga (más de doscientas especies), convierten a Gallocanta en uno de los paraísos ornitológicos de Europa.

La historia de esta zona es muy interesante: los asentamientos humanos documentados en la zona se remontan a unos 4.000 años. La zona es fértil, las aguas de la laguna tienen concentraciones salinas superiores a las del mar, por lo que hubo desde la antigüedad explotaciones de sal y también mineras, de hierro, que requerían una gran cantidad de leña, lo que provocaría la deforestación del territorio y la irrupción de los cultivos y zonas de pasto. Se trata de una tierra rica protegida por sierras con dos pasos naturales importantes hacia el valle del Jiloca y Molina de Aragón. Las poblaciones, desde la antigüedad, estaban fuertemente defendidas; esto explica la densidad de castillos existentes: Santed, Gallocanta (apenas vestigios), Berrueco, Tornos… La mayor parte son de origen medieval pero se asientan sobre restos más antiguos. También hay interesantes yacimientos celtíberos, como el de El Castellar, cerca de Berrueco: es de entrada libre, y aunque tendrás que desviarte 1 km de la ruta, vale la pena acercarse.

El regreso, coincidente en el último tramo, nos devuelve a Daroca. Esta ciudad monumental fue fundada por árabes yemeníes en el siglo VIII. Tras cruzar sus imponentes murallas, el viajero se siente trasladado a otra época. Daroca posee un rico y variado patrimonio artístico tan extenso como su historia. Para conocer sus secretos lo mejor es callejear y perderse por sus pasadizos, patios y rincones. El pasado islámico también se deja notar en su gastronomía, y especialmente en su repostería, donde sobresalen las trenzas mudéjares o las almojábanas.

Información:

Se puede encontrar toda la información (incluido «Topoguías BTT-MTB» descargables) acerca del Camino del Cid en su web oficial: aquí.

En cuanto a guías impresas sobre el Camino del Cid , podemos encontrar entre otras:

cienmilpedaladas_guia_cid

«La ruta del Cid en bicicleta» de la editorial Bici:map (Petirrojo).

No obstante, desde bici:map, después del agotamiento de la primera edición de 2012 de esta buena guía de la Ruta del Cid basada en los itinerarios épicos del Cid Campeador, han pensado dar un giro a la guía brindando a los cicloviajeros noveles la oportunidad de probar una de sus guías y de iniciarse a la dulce sensación de libertad que inspira un viaje en bici, actualizándola y ofreciéndo su versión descargable de forma gratuita (aquí), una vez actualizada y presentada como un buen complemento al entramado de rutas del Consorcio Camino del Cid.

La Ruta del Cid de bici:map es simplemente la directa de Burgos a Valencia, pensada exclusivamente para cicloturistas tanto con BTT como de carretera. Permite atravesar el interior peninsular desde la Castilla más profunda hasta el Mediterráneo por caminos y carreteras poco transitados. Un viaje cicloturista de 12 días (670 km) siguiendo las huellas del Cid y sus huestes en su ir y venir entre los distintos reinos cristianos y musulmanes de la España medieval.

Cicloturismo adaptado: cómo viajar en bicicleta adaptada.

cienmilpedaladas_areadaptada

Inmersos este verano en el corazón del Parque Natural Regional de Las Landas de Gascuña, mientras pedaleábamos por la región de Aquitania, en el sur de Francia, nos emocionamos al encontrarnos en la pista ciclable Mios-Bazas con los amigos de la asociación ÁreAdaptada, unas personas realmente maravillosas con una admirable iniciativa con las que tuvimos el placer de compartir un buen número de kilómetros hasta los lagos de Hostens, donde nos despedimos para continuar nuestro camino hacia la costa atlántica.

Así fue como conocimos a Albert Font, responsable de la asociación , el cual nos explicó en que consistía la labor de la misma, y a todo el grupo de grandes y valientes genios que le acompañaban, personas encantadoras con algún tipo de discapacidad y con muchísimas ganas de conocer mundo sobre sus bicicletas adaptadas.

Desde nuestro blog queríamos dar a conocer la hermosa labor de esta asociación y difundir la existencia de este tipo de actividades para que las personas que sufren algun tipo de discapacidad y que no sepan que se realizan actividades así pudíesen planteárselo y animarse. Para ello le pedimos a Albert su colaboración, como persona emprendedora y admirable en este campo, el cuál redactó el grueso de este artículo. Os dejamos con sus palabras. ¡Muchas gracias por todo Albert!cienmilpedaladas_logo_area_adaptada
Preparar una actividad de viaje para usuarios de bicis adaptadas…o no… (Por Albert Font)

¿Qué es una bici adaptada?

Es un modelo de bici que la usan personas con alguna discapacidad o diversidad funcional y está adaptada a su nivel de movilidad.

Las personas con lesión medular que no pueden pedalear con los pies, utilizan bicis de manos o handbikes.

cienmilpedaladas_handbike

Otras personas que pueden andar pero tienen afectada una parte lateral de su cuerpo a causa de una hemiplejía o similar, pueden ir en una bici que no es “una bici adaptada”, sino que es sencillamente una bici reclinada de tres ruedas.

cienmilpedaladas_threewheelsbikeEstos modelos son estándar y quizá requieran otras pequeñas “adaptaciones”, como por ejemplo, en el caso de que la persona usuaria de la misma tuviese una tendencia a girar el pie en el pedal hacia un lado u otro, se buscaría una solución instalando unos pedales automáticos con calas para forzar al pie a estar en la postura correcta. En casos más severos se pueden adaptar pequeñas planchas de aluminio atornilladas al pedal que actúan como férulas sujetadas a la pantorrilla del usuario con unas cintas de velcro, todo ello para ayudar a mantener al pierna lo más recta y perpendicular posible respecto al plano del pedal.

Existen multitud de soluciones y adaptaciones para cada tipo de discapacidad. Se puede cubrir casi cualquier tipo de diversidad funcional… aunque, no nos engañemos, a veces a un coste nada barato.

¿Cómo preparamos una actividad para personas que se desplazan en bici adaptada?

Excluyendo los casos del ciclismo de competición en los que suelen rodar por asfalto y con unas bicis que no tienen nada que ver con las del resto de los mortales… las actividades y rutas en bici adaptada que proponemos en Areadaptada son casi siempre para disfrutar de la bici y de la naturaleza, pudiendo incluir partes urbanas en las que también disfrutar del turismo más conocido.

Se busca siempre que se pueda: que sean rutas que transiten por un entorno natural; que sean rutas en zonas llanas o de llano-bajada; que sean rutas bonitas.

La mayoría de los participantes suelen ser “animales de oficina”, o sea, personas que dada su dedicación al trabajo quizá no pueden entrenar más que una vez o dos por semana. El ciclismo adaptado de por sí es un deporte que puede llegar a ser bastante duro según el terreno en el que nos adentremos, teniendo en cuenta que las bicicletas que se utilizan no son nada ligeras (una handbike puede pesar alrededor de 25 kg).

Todo ello nos lleva a plantear un uso deportivo de las bicis en rutas que favorezcan una experiencia positiva, que no exijan un desgaste físico excesivo y que nos preserven de las lesiones… al día siguiente hay que volver al trabajo sanos y salvos, y con un buen recuerdo de una actividad física inolvidable y un resultado emocionalmente enriquecedor.

En la parte logística hay que tener en cuenta los desplazamientos. La mayoría de las veces las rutas no son circulares y si se realiza una ruta de 50 o 60 km sin posibilidad de volver fácilmente al punto de origen hay que organizar un sistema de vehículos de apoyo. Estos también sirven para transportar las sillas de ruedas de los participantes y como coches escoba por si hay averías o se precisa de cualquier asistencia.

¿Son actividades exclusivas?

La ideología básica de todos los amigos de ÁreAdaptada es hacer siempre actividades inclusivas. Nunca hemos hecho una actividad solo para personas con discapacidad. En las rutas, viajes o salidas de fin de semana procuramos que haya al menos un 50% de personas con discapacidad y un 50% de personas “bípedas” o sin discapacidad.

¿Cuál es el “tono” de los participantes?

Entre todos y todas solemos “inyectar en vena” buen rollo, buen clima y mucha amistad, camaradería y colaboracionismo en todo. Si no hay un tono así, no se podrían llevar a cabo este tipo de actividades ; )

Albert Font, ÁreAdaptada Associació.

Si quiéres participar de una u otra manera en las diferentes actividades que se realizan desde ÁreAdaptada puedes ponerte en contacto con ellos a través del siguiente formulario de contacto (aquí).

Además, puedes seguir su actividad e interactuar con ellos en su página de Facebook (aquí).

Como prueba del dinamismo de esta asociación, en estos días (29, 30 y 31 de octubre), un grupo de 24 valientes amigos y amigas de ÁreAdaptada se encuentran pedaleando a lo largo del Parque Natural de Bardenas Reales (Navarra) realizando rutas en sus bicis adaptadas y no adaptadas ¡por unos parajes impresionantes!

cienmilpedaladas_areadaptada_bardenasreales

Si estás leyendo este artículo, acabas de descubrir que se están realizando este tipo de actividades, y te ha entrado unas ganas enormes de aventurarte en una de ellas… ¿a qué estás esperando? …la vida es el momento, aunque estemos hechos de millones de ellos.

cienmilpedaladas_ciclismoadaptado

A nuestros amigos de ÁreAdaptada Associació, con todo nuestro cariño, del equipo de Cien mil pedaladas.

Beni y María.

Canal de los dos mares, Velodyssee…2016: Conclusiones del cicloviaje.

cienmilpedaladas_canal_du_midi

¡Como pasa el tiempo! Han transcurrido varias semanas desde nuestro último cicloviaje, y parece que fue ayer cuando estábamos pedaleando por las regiones del sur de Francia…o cuando tuvimos que dejar por lesión nuestro viaje ya en España.

Cambios de residencia, mudanzas y adaptaciones a diferentes entornos por causa de nuevos trabajos (¡…bienvenidos sean!) nos han mantenido un tiempo alejados de la red y de las bicicletas.

Con el paso de los días hemos adquirido una visión general de lo que ha sido esta aventura, con todos sus aciertos y errores, puntos buenos y menos buenos, detalles a tener en cuenta…¡de todo!…sin duda de nuevo…¡una experiencia inolvidable!

A su vez hemos recopilado todos los vídeos, fotografías, documentación e información recogidos a lo largo de esta experiencia, para comenzar a trabajar en el quinto documental de la serie…y hemos recargado nuestros bidones para seguir con la actividad diaria de nuestro blog …que entre otras cosas, ya hay ganas ; )

Para hacerlo más ameno y didáctico hemos dividido esta aventura en distintas partes, y en algunos casos con los puntos a tener en cuenta tanto en lo positivo como lo negativo, de manera que las conclusiones os resulten lo más relevante posible… ¡comenzamos!

Desplazamientos: Nos movimos en tren (TGV e Intercités) de Hendaya hasta Séte, con transbordo en Burdeos. Positivo: La flexibilidad de horarios. Encontrar sitio para las bicicletas cuando te subes en un inicio de línea (Hendaya). Aunque por el tipo de trenes era necesario embalar las bicicletas dentro de una bolsa, no tuvimos dificultades en ello bastándonos con quitar la rueda delantera y meter la bicicleta en una bolsa de nylon negra, sin más. Negativo: Los transbordos, inevitables. Normalmente los transbordos implican mudarte de andén contando con poco tiempo. Ésto suele realizarse pasando por debajo de las vías, a través de una planta sótano (-1) y normalmente los ascensores brillan por su ausencia, teniendo que bajar y subir empinadas escaleras con todo el material desmontado, porque montado…imposible.

Señalización e indicaciones: Deficiente. Tanto el Canal du Midi como el Canal lateral del Garona no tienen mucha pérdida, se trata de seguir siempre el canal, pero sí hay que remarcar que en el Canal du Midi la señalización es bastante deficiente, mientras que en el Canal del Garona cumple su cometido. En el Canal du Midi, actualmente existen obras por acondicionamiento del canal a la altura de Béziers, lugar en el que la ruta se vuelve muy complicada de seguir y que conduce fácilmente a la pérdida. En cuanto a la guía en castellano que utilizamos para seguir el recorrido (Canal du Midi y Canal del Garona: El Canal de los Dos Mares en Bicicleta por Valeria Horvath Mardones y Bernard Datcharry de la editorial Petirrojo (bici:map)) realizando una crítica constructiva, a pesar de contener información muy  interesante, nos resultó ser muy básica en cuanto a su cartografía, haciendo hincapié en los mapas, poco detallados, los cuales resultaron de poca ayuda sobre todo en la travesía de los pueblos y ciudades donde hubiera sido más útil una ampliación de la escala. A su vez, los mapas carecen de líneas de nivel, que hubieran sido muy útiles sobre todo en los recorridos alternativos propuestos para evitar los malos tramos de sendero del Canal de Midi… en ocasiones realizar alguna de estas alternativas se convirtió en un auténtico rompepiernas sorpresa en el que no se indicaba repecho alguno. En cuanto a la Velodyssee, hay que decir que la señalización en los núcleos urbanos importantes, como es el caso de la mayor parte de las ciudades costeras, escasea e incluso llega a desaparecer por completo, por lo que se hace difícil de seguir en muchos puntos del recorrido. Sin embargo, las distintas travesías a lo largo del Parque Natural Regional de las Landas estan muy bien señalizadas. En este caso, la guía que seguimos (La côte Atlantique à vélo : La Vélodyssée (Grands itinéraires à vélo) de la editorial Chamina) -en francés- resultó bastante deficiente en cuanto a la escala de los mapas, muy pequeños, así como en la escasez de los mismos en las zonas más conflictivas, sobre todo urbanas, en una costa muy poblada, lo que se tradujo que en muchas ocasiones dió la impresión de que prácticamente íbamos sin mapas.

Alojamientos: A lo largo de la ruta hemos pernoctado la mayoría de las veces en campings, de los cuales hay que decir que son los peores campings para cicloturistas que nos hemos encontrado en todos los itinerarios europeos que hemos conocido. Campings en los que en la mayoría de los casos, el terreno más que césped o hierba, era un auténtico secarral lleno de bultos, piedras o raíces. Por lo general, a lo largo de los canales podíamos encontrar campings con espacio para cicloturistas, al márgen de las plazas para vehículos o autocaravanas, pero a medida que nos acercábamos a la costa atlántica, y sobre todo, ya en ella, ese espacio no existía, y dada la saturación de los mismos, a menudo con el cartel de completo, nos solían acomodar junto a otros cicloturistas en los recovecos más insospechados, donde montar la tienda era todo un reto. El precio de los mismos oscila entre los 12 € y los 26 €, estando la media aproximadamente en los 20 €, y encareciéndose sobre todo en la zona de Las Landas y la costa atlántica. Para los que vayan a realizar sólo el tramo de la Velodyssee a lo largo de Las Landas entre Arcachón y Bayona, mejor planificar con mucha antelación las etapas y buscar alojamientos, de cara a evitar la aventura de los campings, caros y no muy acogedores para las bicicletas…aunque eso ya depende de vuestro espíritu aventurero…Por otra parte, aunque escribimos peticiones de alojamiento a varios usuarios de Warmshowers a lo largo de la ruta, lo más que conseguimos fue una respuesta (en uno de los casos) a posteriori varios días después de haber pasado por la zona, por lo que la impresión de ésta red de usuarios en Francia nos ha causado una impresión muy negativa.

Climatología: En la época del año en la que hemos realizado este viaje (julio/agosto) el clima ha sido en general muy agradable. En la parte del Canal du Midi cercana al Mediterraneo pasamos realmente calor, llegando incluso a los 42º. Conforme fuímos avanzando hacia el interior del país, las temperaturas se suavizaron encontrándonos incluso con algunas tormentas de verano bastante significativas, que hacen que pasar la noche dentro de la tienda de campaña en un camping se convierta en una verdadera película de terror. Ya en la costa atlántica nos encontramos con un clima muy inestable que oscilaba entre los días soleados y los días cerrados y lluviosos, que añaden un componente más de emoción y resolución de situaciones a este tipo de aventuras. En cuanto al viento, al realizar el itinerario de este a oeste, nos encontramos con un fuerte aire en contra en todas y cada una de las etapas, que impedía constantemente que el pedalear, pese al perfil llano del recorrido, fuera agradable, de hecho… en muchas ocasiones incluso era agotador. Según la guía que llevábamos, se indicaba que entre Carcasona y Toulouse el viento nos favorecería pero…ni en nuestras peores pesadillas…sopló en contra y si cabe aún más fuerte. Consejo: id desde el Atlántico hasta el Mediterraneo si optáis por aventuraros por este intinerario, y nunca al revés, el viento influye mucho en la percepción del recorrido y en el disfrute de los paisajes por los que transita. En la costa atlántica, al igual que la climatología, el viento resultó cambiante, soplando generalmente de forma lateral hacia el éste (entrando por el océano) y en ocasiones hacia el sureste, favoreciendo un poquito el pedaleo hacia el sur en estos casos.

Turismo: En cuanto a los canales del Midi y del Garona (Canal de los dos mares), hay que señalar que el itinerario transcurre en todo momento al lado de los dos canales, los cuales por su naturaleza, son obras de construcción posterior a la de los pueblos y ciudades de las comarcas por las que transitan, discurriendo éstos por las proximidades y las periferias de los mismos, en un entorno que nos permite descubrir la agricultura de los lugares de primera mano, pero no así las localidades, que en muchos de los casos, se encuentran distanciadas respecto de los canales y para avituallarnos, degustar su gastronomía, conocer sus rincones y sus gentes, no hay más alternativa que alejarnos de la ruta para después regresar a la misma. No sucede así en la Velodyssee, trazada en muchos casos por carriles bici o carreteras secundarias que nos permiten conocer las poblaciones a su paso, no obstante el Canal du Midi nos permite atravesar zonas rurales encantadoras alejadas del bullicio de las zonas más pobladas. Es destacable la importancia turística de esta zona dada la inmensa cantidad de embarcaciones de recreo que podemos encontrar a lo largo del canal, cosa que no sucede así en el Canal Lateral del Garona. En el recuerdo quedan entre tantos bonitos rincones, por órden de ruta, Séte, Béziers, Capestang, Carcasona y Castelnaudary, en el Canal du Midi; Toulouse, Moissac, en el Canal del Garona; y Bazas, la Duna de Pilat, Bayona y Biarritz en la pista ciclable Bazas-Mios y en la Velodyssee hasta Hendaya.

Compañeros de ruta: Al ser una zona próxima a España podríamos afirmar que salvo excepciones, los únicos extranjeros (no franceses) con los que hemos coincidido a lo largo de la ruta eran españoles. La mayoría de los cicloturistas que hemos podido encontrar pedaleando por el margen de los canales eran franceses, los cuales viajaban en su mayor parte, en pareja o en familia. Por lo general, tras intercambiar conversaciones y experiencias con muchos de ellos, el perfil del cicloturista que podemos encontrar en este itinerario es el de cicloviajero principiante, que aún no acumula experiencias fuera de Francia (hay que recordar que la mayoría de los ciclistas encontrados son franceses). En el caso de los españoles, en muchos casos aún no han explorado otras regiones del país vecino y aún tienen pendiente recorrer otros países que no son fronterizos con el nuestro. Se trata por sus características (cercana a España y sencilla) de una ruta de iniciación al cicloturismo internacional (fuera de España), sobre todo la parte del Canal del Garona, y la pista ciclable de Bazas a Mios, donde incluso nos hemos encontrado encantadores compañeros de ruta con bicicletas adaptadas, pedaleando sin mayores problemas de ciclabilidad o accesibilidad.

Conclusión: ¿Cuál es la próxima aventura?

¡Muchas gracias por habernos seguido en este viaje!

Abrazos.
Beni y María.