¿CÓMO PREPARARTE?

Si piensas que para realizar un viaje en bicicleta has de convertirte en un ciclista de revista y estar en plena forma…no pienses más, no es cierto …genial ¿verdad? …es más, es algo que está al alcance de toda aquella persona que se lo proponga.

A la hora de pensar en hacer un viaje en bicicleta, hemos de pensar cuáles son nuestras inquietudes, posibilidades, aspiraciones… cada itinerario cicloturista tiene su dificultad, y según las exigencias del que hayamos decidido hacer así nos prepararemos.

Antes de nada hemos de saber dos grandes verdades que hemos comprobado a lo largo de nuestros viajes por Europa:

No hay edad para hacer un viaje cicloturista. Tanto si eres mayor, como si tienes niños y quieres viajar con ellos, siempre podrás encontrar itinerarios agradables de baja dificultad para disfrutar de una aventura de estas características y además, siempre podrás planificar las etapas con una longitud que se adapte a tus necesidades, por lo que podrás evitar desniveles complicados y largas distancias diarias que te exijan un ritmo elevado. Son muchísimas las familias que nos hemos encontrado en nuestros viajes, sobre todo en Alemania, país de gran tradición cicloturista, y enorme, la cantidad de mayores que deciden recorrer en pareja o en solitario, grandes itinerarios cicloturistas, tras haber trabajado toda una vida.

cienmilpedaladas_familia

Hay itinerarios cicloturistas para todo tipo de ciclistas. Tanto si acabas de empezar a dar pedales, como si haces innumerables maratones al año, siempre podrás encontrar un itinerario que se adapte a tus pretensiones. Si estas empezando por una parte te aconsejamos itinerarios relativamente llanos, a lo largo de valles fluviales y planicies en los que existan infraestructuras adecuadas para el uso de la bicicleta. No obstante, dividiendo el recorrido en etapas de menor distancia, podrás afrontar itinerarios de una mayor dificultad, que supongan superar terrenos rompepiernas o algunas que otras dificultades montañosas en el camino, pero sin excederse, pues involucrarse en un itinerario de alta montaña sin estar realmente preparado puede suponernos una retirada obligada en plena ruta.

cienmilpedaladas_edad.jpg

Por tanto ni la edad ni las cualidades físicas de cada uno han de ser un problema para viajar en bicicleta.

Si vas a realizar tu primer viaje en bici tienes que tener en cuenta que:

  • Tendrás todo el día para realizar una etapa, con sus descansos, comidas y visitas turísticas si te apetece, siendo un aspecto fundamental a la hora de planificar el viaje en cuanto a distancia diaria a recorrer, dejando siempre un margen para el tiempo y las circunstancias. Esto significa que a la hora de prepararte para el viaje, cuando salgas a pedalear, te acostumbres a realizar salidas de largas distancias, aunque sean a un ritmo tranquilo, ya que lo importante será acumular kilómetros de rodaje para ir acostumbrando a tus piernas a pedalear sin fatiga cuando las distancias a recorrer sean algo mayores.
  • Pedalearás durante bastantes días seguidos, durmiendo en campings, albergues, casas de otros cicloturistas, hostales, bed and breakfasts… lo que quiere decir que, por una parte, tendrás que acostumbrarte a subirte a la bicicleta dia tras dia (o al menos unos días seguidos), para evitar por ejemplo, que te haga daño el sillín a principios del viaje, o que tu bicicleta te provoque algún tipo de molestia o dolor con su uso prolongado por una mala regulación o adaptación de sus componentes,  y por otra parte, tendrás que adaptarte lo mejor posible a aquellos lugares donde pernoctes teniendo en cuenta que el descanso no siempre será reparador, por lo que conviene estar concienciado sobre ello (en el caso más aventurero) o tratar de planificar con antelación las noches según las posibilidades y las necesidades (en el caso más sensato).
  • Tu bicicleta pesará aproximadamente el doble, pues el equipaje y las herramientas necesarias que llevarás en tus alforjas, así como la tienda de campaña, el saco de dormir y el aislante si has pensado en ir acampando a lo largo de la ruta, pueden llegar a pesar alrededor de unos 15 kgs mínimos de media, para un viaje de unas dos o tres semanas. Esto significa que la dirección de la bicicleta pesará más por lo que el manillar no girará con tanta facilidad como cuando llevamos la bicicleta libre de peso, que cada vez que nos detengamos tendremos que tener mucho cuidado y sujetar la bicicleta con más fuerza de lo habitual, pues con el peso se nos puede ir al suelo lastimándonos en cualquier momento, que los kilómetros realizados como cicloturista son más largos así como los desniveles que por pequeños que sean presentarán más dificultad, por lo que tendremos que mejorar nuestra técnica sobre todo si vamos a recorrer itinerarios recomendados para BTT (mountain bike), y por último, que como consecuencia del peso nuestra bicicleta se verá sometida a un exceso de fuerzas y tensiones que hará que sufrán más de lo normal cada una de sus partes mecánicas, por lo que deberemos tratarla con sumo cuidado y revisarla día tras día para comprobar que todo está bien y que no se han producido desajustes o daños.
  • Tendrás que tener autonomía en cuanto al mantenimiento de tu bicicleta, pues a lo largo de un itinerario cicloturista no siempre encontrarás cerca una tienda de bicicletas o un taller donde puedan ayudarte en el caso de que tengas problemas. Por ello es aconsejable que aprendas al menos la mecánica suficiente acerca de tu bicicleta, de manera que te permita solucionar cualquier problema, y en caso en el que este sea de fuerza mayor, al menos llegar a la próxima tienda. Ten en cuenta que tu bicicleta será el medio de transporte con el que viajarás, por lo que sin un cuidado diario a lo largo del viaje, y sin conocimientos sobre ella, correrás el riesgo de tener averías e improvistos que modifiquen tu ruta o incluso que tengas que abandonarla por la imposibilidad de encontrar soluciones y no poder continuar en ella.

¿Y si no sabes montar en bicicleta?

No pasa nada, aprender a montar en bicicleta es mucho más sencillo de lo que parece, por muy mayores que seamos y a pesar de que nunca lo hayamos intentado. El secreto es el equilibrio, una vez que seamos capaces de mantenernos en equilibro sobre una bicicleta prácticamente ya podremos pedalear libremente. ¿Cómo aprender a mantener el equilibrio? Para ello vamos a preparar nuestra bicicleta antes, o la que nos presten, pues lomás lógico será no tener una si no hemos pedaleado nunca. Lo primero que haremos será quitarle los pedales, y a ser posible, las bielas con el plato incluido y la cadena para que no la vayamos arrastrando por ahí. Esto te lo pueden hacer en cualquier tienda de bicicletas con servicio técnico donde suelen tener todas las herramientas necesarias o incluso tu mism@ con un amigo o una amiga que disponga de ellas y tenga conocimientos acerca de la mecánica de las bicicletas. Posteriormente regularás la altura del sillín, de manera que puedas sentarte en el con los pies bien apoyados en el suelo, y el manillar, de manera que puedas sujetarlo sin tener que incorporarte bruscamente hacia adelante. Ahora, te irás a algun lugar espacioso y llano, te montarás en la bicicleta y comenzarás impulsarte sobre ella con tus pies, algo así como andar sentad@, de manera que vayas poco a poco levantando los pies del suelo para tratar de mantener el equilibrio. Por ello, para evitar posibles golpes (y hematomas en los tobillos y piernas) con nuestros pies en este proceso, aconsejamos anteriormente quitar incluso las bielas y el plato de la bicicleta. ¡Este proceso será realmente divertido! Cuando ya mantengas bien el equilibrio y seas capaz de torcer hacia los dos lados sin problemas le añadiremos a la bicicleta sus bielas, plato, pedales y cadenas, y comenzaremos a pedalear. Las sensaciones ahora serán increíbles porque estarás pedaleando sin dificultades para mantener el equilibrio y todo lo que te quedará será perfecionar tu técnica. ¿Y porqué no usar ruedines? Los ruedines son esas pequeñas ruedas que se acoplan a ambos lados de la rueda trasera de las bicicletas de los niños pequeños cuando están aprendiendo, no obstante si te fijas bien, existen hoy en día nuevos modelos de bicicletas para peques que vienen directamente sin pedales y con las que aprenderán mucho antes a montar en bicicleta. Esto es porque con los ruedines se aprende antes a pedalear que a mantener el equilibrio, mientras que de la otra manera se aprende a mantener el equilibrio antes que a pedalear, siendo el equilibrio la principal dificultad que nos encontramos a la hora de aprender a montar en bicicleta. Por último, después de aprender y a la hora de adquirir tu bicicleta es necesario de que te informes acerca de cuál es tu talla de bicicleta y de cuáles son las medidas que por tus características físicas requiere la regulación del sillín y el manillar de la misma, incluso la longitud de las bielas, para que así puedas pedalear con comodidad y sentirte agusto sobre tu bicicleta.

Coméntanos cualquier duda... o deja tus rodadas ; )

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s