Diario del cicloviaje; Traslados hasta el inicio: Landeck (Austria).

Comenzó nuestra nueva aventura, que se prevé muy apasionante, en la que decidimos mezclar el rio Eno y el rio Danubio, con una serie de traslados encadenada que nos dejó exhaustos en el inicio de la ruta al término del día: de Arroyo de San Serván a Madrid en coche (de 2 a 6h); de Madrid a Munich en avión (de 8’50 a 11’30h) y de Munich a Landeck a través de cuatro trenes (tres transbordos).

Aterrizábamos a las 11’30h bajo una intensa lluvia que nos ha acomopañado durante todo el día. Al parecer el tiempo durante los próximos días va a ser muy inestable en la zona por lo que no sabemos cómo vamos a afrontar las etapas iniciales de este cicloviaje.

La compañía de avión fue Iberia, y en cuanto al equipaje todo transcurrió sin problemas. Tal vez las bicis se hicieron esperar pero es normal en el caso de los bultos de grandes dimensiones. Las bicicletas suponen en esta compañía un cargo de 45 € por unidad.

Desempaquetanos todo y montamos todo minuciosamente en un proceso que duró unas dos horas y media, en la misma sala donde se recogían los equipajes antes de ir a la estación de tren.

Los trenes en Munich nos han defraudado por el pequeño espacio destinado a las bicis en ellos y por la poca consideración de los pasajeros que suelen ocupar el espacio reservado a las bicicletas. En Austria sin embargo, ese espacio se duplica y el viaje en tren es mucho mas sencillo.

El paisaje que conforman las enormes montañas entre las que surca el rio Eno a lo largo de esta hermosa región se presentaba de forma asombrosa al otro lado de los cristales de los vagones del tren como un anticipo de lo que vamos a ver a golpe de pedal los próximos días.

Al llegar a Landeck decidimos no acampar bajo la lluvia y buscar un hostal que finalmente encontramos en la localidad vecina, Zams.

Este jueves comenzaremos a pedalerar siguiendo el rio Eno desde Zams a Innsbruck con la amenaza de la lluvia…habrá que mirar al cielo ; )
Saludos cicloviajeros y un abrazo grande de, Beni y María.

Conversaciones sobre cicloviajes en la tienda de “La bicicleta”.

Cienmilpedaladas_labicicleta

Antes de irnos a la aventura… ¡nos queda muy poco! …el pasado viernes estuvimos en la tienda de “La bicicleta” de Badajoz, conversando con Fer sobre el próximo cicloviaje y capítulo de “Cien mil pedaladas: pedaleando por Europa” que comenzaremos dentro de solo…¡dos días!, y de curiosidades en general acerca de viajar en bicicleta.

Cómo sabéis, podéis buscar todo tipo de información navegando entre las distintas secciones y en el buscador de la página…ya que se quedaron muchas cosas en el tintero con las cosas del falso directo ; )

Os dejamos el video del ratito que echamos dividido en tres partes, para que lo podáis ver cuando queráis:

Parte 1:

Parte 2:

…y parte 3 ; )

Saludos,
Beni y María.

 

Camino de Santiago 2017; Etapa 9: Silleda – Santiago de Compostela (42 km)

Novena y última etapa, corta pero espectacular e intensa, con bajadas vertiginosas y subidas fuertes, como no podía ser menos para llegar al final del camino, la Catredral de Santiago, en la Plaza do Obradoiro, a través del Arco del Palacio de Gelmírez, donde un gaitero se detuvo a nuestro pasar para tocarnos unas notas de gloria como a tantos peregrinos.

Llegada emotiva que no se puede describir, muchos recuerdos y muchas personas en nuestros corazones por las que va dedicada esta singular gesta cicloviajera.

Nos encontramos con María y Esther para cumplir una promesa, dos bicigrinos y dos peregrinas, y un reto en común conseguido.

Permitidnos que la crónica de ésta última etapa sea muy corta, ya que como final del camino, no hay palabras que describan la emoción de lo vivido en estos últimos momentos del camino. Personalmente me acuerdo de mi hermano, con el que empecé a viajar y quien tiene la culpa de que haya conocido tantos paises sobre mi bicicleta, y de mis padres, que nos dieron todo y a los que tanto hemos inquietado mientras pedaleábamos tan lejos de nuestras casas.

¡Seguiremos en el camino!

Camino de Santiago 2017; Etapas 7 y 8: Lubián – Xunqueira de Ambía (100 km) – Silleda (87 km)

Impresionante etapa la de ayer sin duda, etapa reina del camino hasta ahora y la más bonita.

Comenzamos subiendo el Alto da Canda, una bonita ascensión a lo largo del valle por el que veníamos desde el día anterior, para llegar a las puertas de Galicia, el límite entre la provincia de Zamora y la de Orense.

A partir de aquí, un tramo de bajada para afrontar un alto más, antes de llegar a A Gudiña, pueblo en el que el Camino Sanabres se divide en dos variantes: por Verin (por el valle) o por Laza (por la montaña); nosotros tomariamos el segundo camino, el más duro pero el más bonito.

A partir de A Gudiña subimos el Alto do Espiño, que nos llevaría a lo más alto de las montañas que separan dos increíbles valles, por donde el camino transita a lo largo de la cornisa de las mismas, descubriendo pequeñas aldeas y parajes que emocionan pedalada tras pedalada.

Como había previsión de lluvia y tormentas, estas llegaron durante la espectacular bajada a Laza, teniendo que parar al mediodía en la localidad de Campobecerros, con 30 habitantes, aprovechando para comer en el Bar de Rosario, que nos hizo unas ricas tortillas que degustamos hasta pasar el temporal.

Se despejaba la tarde y arrancábamos hacia Laza en un tramo de descenso que no puede describirse con palabras. 

Al llegar al pueblo nos encontramos con Nicanor Fernández Guede, vecino de la localidad que nos aconsejó una ruta alternativa más agradable para alcanzar Vilar do Barrio con menos tramos de subida y por lugares menos transitados y bonitos.

No sería así…subímos a la localidad de Prado tras afrontar un bonito puerto pero muy duro, para seguir a Vilar do Barrio a través de Riobó y Borrán.

A partir de Vilar do Barrio el camino nos llevaría por caminos y senderos mágicos hasta Xunqueira de Ambía, donde acabaríamos esta espectacular etapa.

La octava etapa, por su parte ha sido un rompepiernas, que ha superado en desnivel acumulado por km a la séptima.

Salíamos dirección Orense, ciudad que implicaría algunas visitas turísticas y que resultaría bastante lenta de atravesar debido al tráfico de sus avenidas.

Saliendo de Orense todo fue cuesta arriba, empezando por la impresionante subida a Cudeiro y terminando…nunca ; )

En un paisaje con vistas menos impresionantes que en la anterior etapa, ya que transitamos a menos altitud y sumergidos entre montes, la atracción han sido los espectaculares caminos y la multitud ďe aldeas descubiertas.

Al final de un largo día en el que no pasaban los kilómetros, por fin llegamos a Silleda, que en fiestas nos acoge en la última noche antes de llegar a Santiago.

Por otra parte, María llegó con Esther hoy a Santiago en su peregrinación a pie, y ya nos esperan para conseguir esta bonita hazaña. Son unas campeonas. Mañana nosotros…o eso esperamos!

Siete mil abrazos desde el Camino de las estrellas en una noche tan especial como esta (7 de julio) en la que hace diez años comenzó el principio de una bella historia de amor de la que entre otras muchas cosas surgió Cien Mil Pedaladas.

¡Seguimos en el camino!

Camino de Santiago 2017; Etapa 6: Santa Croya de Tera – Lubián (95 km)

Comienza la alta montaña. La sexta etapa transcurrió por la provincia de Zamora y nos dejó a las puertas de Galicia, en la que entraremos hoy tras superar el Alto de A Canda.

Comenzamos recorriendo el valle junto al rio Tera, rodeados de arboledas y maizales y poco a poco iba apareciendo otro tipo de vegetación a medida que se incrementaba la arboleda, como zarzas y helechos.

Tras desayunar en Calzadilla de Tera dejaríamos el rio y sus canales de regadio para comenzar a subir en una etapa siempre con terreno ascendente hasta llegar a Monbuey, donde pararíamos a comer. En esa zona de nuevo aparecerían encinas y jarales, muy característicos del clima mediterraneo.

A lo largo de la tarde llegaríamos a uno de los pueblos más bonitos de España, Puebla de Sanabria, en un alto, desde el cual se podían divisar al fondo las montañas que nos esperaban al final del día.

Tras Requejo, comenzamos la subida del Padornelo (1325 m), una de las subidas más famosas del Camino Mozárabe pues su coronación es el punto más alto del mismo desde Sevilla hasta Santiago.

Coronamos el Padornelo y disfrutamos de una bajada con vistas impresionantes y alguna que otra pequeña subida hasta llegar a Lubián, donde hicimos noche en el albergue municipal (3 €).

A lo largo de hoy, hemos entrado ya en la provincia de Orense, Galicia, con la constante amenaza de la lluvia detrás que, finalmente nos ha cogido y nos ha obligado a parar en Campobecerro, desde donde estoy escribiendo…. vamos a aprovechar para comer que queda mucha montaña por delante si el tiempo lo permite, seguimos en el camino… ¡un abrazo grande a todos!

Camino de Santiago 2017; Etapas 3, 4 y 5: Aldeanueva del Camino – Salamanca (95 km); Salamanca – Zamora (65 km); Zamora – Santa Croya de Tera (92 km)

Tres etapas más tarde seguimos con la crónica del camino tras un paréntesis debido a la falta de tiempo para ello estos dos días …pero a la tercera va la vencida!

La tercera etapa del camino nos ha llevado por lugares espectaculares en sus primeros dos tercios, desde el impresionante tramo muy bien conservado de la calzada romana en Baños de Montemayor, hasta la cima del Pico Dueñas.

Queremos agradeceren Baños de Montemayor la amabilidad de Margarita, que le regaló una tarrina de protector labial a Fernando, que estaba buscando donde comprar una y no encontraba establecimientos abiertos para ello.

Tenemos que destacar el descenso del puerto de Calzada de Bejar, así como la travesía a lo largo del valle que conduce al pueblo homónimo, como uno de los tramos más bonitos del camino.

Tras dejar atras las montañas del norte de Extremadura, entramos en la meseta castellana cruzando amplias dehesas hasta llegar a la bonita y técnica subida al Pico Dueñas, donde se encuentra un espectacular parque eólico cuyos aerogeneradores se encuentran a escasos metros del sendero por el que transita el camino.

A partir de la sierra donde se encuentra situado dicho parque eólico, desaparecerían poco a poco todos los elementos de la dehesa para dejar paso a los extensos campos de cereal y al fondo, la monumental Salamanca.

Aprovechamos para visitar al hermano de Fernando, Juanmi, y a su chica, Marta, que nos acogieron esa noche en su casa. Muchas gracias chic@s.

La cuarta etapa se truncó en sus inicios, tras algo que me sentaría mal en la cena y a la vez, la necesidad de solucionar una avería mecánica en el eje pedalier de mi bicicleta, no pudimos salir de Salamanca hasta las 12 de la mañana.

Tras pasar por la tienda de bicicletas “La cadena”, recibimos una gran ayuda por parte de un amable hombre que entro en la tienda, el cual nos escoltó con su moto durante toda la travesía por Salamanca dedde la puerta de la tienda hasta la continuación del camino a la salida de la ciudad.

En esta etapa entre Salamanca y Zamora primaron los campos de cereal y ya en su parte final aparecieron algunas dehesas que alegraban la vista en la árida meseta.

Por la mediodía Sole, de Calzada de Valdunciel nos abrió el albergue para que pudiéramos comer y descansar en el momento más caluroso del día.

Nos quedamos en el albergue municipal de Zamora (la voluntad) donde por fin coincidimos con otros peregrinos en bicicleta (cuatro).

Tras dormir en Zamora, visitamos el centro de la ciudad, donde se encuentra su castillo y su bonita catedral, antes de partir al norte.

La quinta etapa transitaria de nuevo por una zona muy árida de campos de cereal, a lo largo de pistas de tierra con un firme irregular, y sorteando la autovía A66 en multitud de ocasiones. 

Tras pasar por Montamarta nos encontramos con las ruinas de la antigua ciudad de Castrotorafe, sin duda, parada obligatoria en el camino

Contínuamos transitando por la provincia de Zamora donde nos encontramos pueblos pequeños con muy poca vida, al mismo tiempo que en los campos el único movimiento que alcanzaba la vista era el de las cosechadoras surcando los mares de cereal. 

Paramos a tomarnos un refrigerio el El Cubo de la Tierra del Vino, donde disfrutaríamos de la compañía de Vera, una perrita muy salada.

Tras parar a comer en Granja de Moreruela, lugar donde se divide el camino que va a Santiago por Astorga, y por Orense, tomamos el camino sanabrés para adentrarnos en un paisaje totalmente distinto, mucho más arbolado y dejando atrás los campos de cereal, cruzando el impresionante rio Esla, para llegar a la Tierra de Tábara, donde en el parque de uno de sus pueblos, Faramontanos de Tábara, paramos a descansar antes de seguir la ruta.

Finalmente, tras superar la última ascensión de esta etapa rompepiernas a la salidacde Villanueva de las Peras, llegaríamos a las tierras regadas por las aguas del rio Tera, que inunda de campos de regadío la zona, para acabar el día en Santa Croya de Tera.

Pernoctamos en el albergue privado Casa Anita, a unos 12 € la noche, donde pudimos descansar de cara a la etapa del día siguiente. 

Por otra parte María y Esther han completado sus tres primeras etapas entre Sarria y Arzua. Si todo va bien nos encontraremos este fin de semana en Santiago.

Seguimos en camino… ¡un abrazo muy grande a todos!

Camino de Santiago 2017; Etapa 2: Casar de Cáceres – Aldeanueva del Camino (120 km)

Segunda etapa con un recorrido espectacular, en la que nos hemos sumergido en la dehesa extremeña más pintoresca y divertida del camino.

Comenzábamos la etapa reina de las tierras extremeñas bastante más tarde de lo habitual tras recoger por fín nuestros maillots de cicloviajeros de Cien Mil Pedaladas, con un tramo impresionante que nos llevaba al majestuoso embalse de Alcántara, en el que aun se conservan elementos originales de la antigua calzada romana que hacen que nos traslademos muchos años en el tiempo.

Las vistas del embalse en sus inmediaciones son un lujo para la vista a la vez que el trazado se vuelve estrecho y repleto de toboganes llenos de miradores que quitan el hipo.

Posteriormente llegariamos Cañaveral, primera población del día, donde decidimos parar a comer antes de afrontar una enorme subida repleta de pinares, que nos sumergería en un hermoso bosque de alcornoques a la altura de Grimaldo, para llegar a Galisteo a lo largo de un tramo muy técnico y divertido en el que sufrimos nuestra primera avería, un pinchazo.

Galisteo, antigua villa romana, con sus increíbles murallas y su inolvidable puente sobre el rio Jerte, nos daba la bienvenida a una comarca caracterizada por los campos de regadio, en la que cruzamos pueblos como Aldehuela del Jerte y Carcaboso, a partir del cual nos volveríamos a sumergir en los apasionantes laberintos de la dehesa que nos llevaría a la antigua ciudad romana de Cáparra.

Dejando su famoso arco atrás, dejaríamos este impresionante enclave para adentrarnos en el Valle del Ambroz, para llegar finalmente a Aldeanueva del Camino, final de una etapa muy exigente y técnica, con un importante desnivel acumulado, donde los kilómetros caían a cuentagotas, con cientos de vallas que abrir y subidas pequeñas…y no tan pequeñas, siempre en ascensión, en la que invertimos casi doce horas desde la salida hasta la llegada, siempre con el enorme paisaje de las montañas del norte de Extremadura en el horizonte.

Ayer pasamos la noche en el albergue municipal de Casar de Cáceres, genial por cierto, y hoy en el albergue turístico “La casa de mi abuela” de Aldeanueva del Camino. Este domingo dejaremos Extremadura para adentrarnos en la meseta castellana, camino de la bonita ciudad de Salamanca.
Saludos y… ¡un abrazo peregrino enorme para todos! 

Camino de Santiago 2017; Etapa 1: Arroyo de San Serván – Casar de Cáceres (106 km)

Comenzamos hoy una aventura singular, como preludio del nuevo capítulo de la serie “Cien Mil Pedaladas: Pedaleando por Europa” que rodaremos a partir del 26 en Austria, Alemania, Eslovaquia y hungría.

Se trata de un reto relacionado con el triste desenlace de nuestra anterior aventura, con inicio en Séte (Francia) y con final previsto en Santiago (España), la cual tuvimos que abandonar en España por una lesión de María. En esta ocasión surgió una idea algo improvisada que consistía en que María haría la parte gallega del camino a pie con su hermana Esther, y en mi caso (Beni), haría el camino desde Extremadura por la Vía de la Plata y el Camino Sanabrés hasta Santigago, donde me encontraría con María, y con la intención de llegar también a Finisterre posteriormente. Para ello cuento con la compañia de un buen amigo, Fer, que ha elaborado en su pastelería unas deliciosas perrunillas con forma de concha peregrina, para llevárselas a Santiago.

Con dos cámaras deportivas, una en manos de María y Esther, y otra en manos mías y de Fer, aprovecharemos para grabar material para un documental cruzado entre la peregrinación a pie y en bicicleta.

La primera etapa, entre nuestro pueblo y Casar de Caceres ha sido una etapa preciosa repleta de restos romanos, como el patrimonio de Mérida, el embalse romano de Proserpina, los multiples miliarios que se encuentran en el camino, asi como los increíbles puentes que nos han transportado muchos siglos hacia el pasado.

El recorrido ha sido muy variado, primando la dehesa en la primera parte, en la que hemos atravesado pueblos como El carrascalejo, Aljucén, y Alcuéscar, a cuya llegada coronábamos el puerto de las Herrerías, y tras pasar Casas de Don Antonio, y Aldea del Cano entrábamos en los llanos de Cáceres, donde el paisaje arbolado dejaba paso a la estepa. Tras Valdesalor subimos el puerto de las Camellas para llegar a la impresionante Cáceres, donde visitamos a Jesús y a Rafa, nuestros amigos de la tienda de La bicicleta de Cáceres.

Tras reponer fuerzas después de un día de agradables temperaturas pero muy ventoso, siempre con un fuerte viento en contra desde primeras horas de la mañana llegamos a Casar de Cáceres, donde nos encontramos sólo con un peregríno a pie en el albergue, Luis, de Alcalá de Guadaira.

A lo largo de todo el día nos encontramos a solo un peregrino, muy entrañable por cierto, y de Usagre: Miguel Chaparro. Le deseamos mucha suerte y un buen camino, su viaje sin duda es muy especial y emotivo.

Mañana más. Abrazos enormes mios y de Fer. Os contamos.

Teaser Trailer de “Cien mil pedaladas: Cruzando el sur de Francia” dedicado al 20 aniversario de labicicleta.net

Cerramos el 2016 con la presentación del primer Teaser Trailer del quinto capítulo de nuestra serie “Cien mil pedaladas: Cruzando el sur de Francia”-rodado este verano- el cual está dedicado al 20 aniversario de labicicleta.net. Podéis escuchar a su vez como banda sonora parte de una canción llamada “Bounce back”, en su versión instrumental, perteneciente a las sesiones de grabación del próximo álbum musical en el que estamos trabajando dentro de ByM Project.

¡Feliz año nuevo!
Un abrazo enorme,
Beni y María.

Canal de los dos mares, Velodyssee…2016: Conclusiones del cicloviaje.

cienmilpedaladas_canal_du_midi

¡Como pasa el tiempo! Han transcurrido varias semanas desde nuestro último cicloviaje, y parece que fue ayer cuando estábamos pedaleando por las regiones del sur de Francia…o cuando tuvimos que dejar por lesión nuestro viaje ya en España.

Cambios de residencia, mudanzas y adaptaciones a diferentes entornos por causa de nuevos trabajos (¡…bienvenidos sean!) nos han mantenido un tiempo alejados de la red y de las bicicletas.

Con el paso de los días hemos adquirido una visión general de lo que ha sido esta aventura, con todos sus aciertos y errores, puntos buenos y menos buenos, detalles a tener en cuenta…¡de todo!…sin duda de nuevo…¡una experiencia inolvidable!

A su vez hemos recopilado todos los vídeos, fotografías, documentación e información recogidos a lo largo de esta experiencia, para comenzar a trabajar en el quinto documental de la serie…y hemos recargado nuestros bidones para seguir con la actividad diaria de nuestro blog …que entre otras cosas, ya hay ganas ; )

Para hacerlo más ameno y didáctico hemos dividido esta aventura en distintas partes, y en algunos casos con los puntos a tener en cuenta tanto en lo positivo como lo negativo, de manera que las conclusiones os resulten lo más relevante posible… ¡comenzamos!

Desplazamientos: Nos movimos en tren (TGV e Intercités) de Hendaya hasta Séte, con transbordo en Burdeos. Positivo: La flexibilidad de horarios. Encontrar sitio para las bicicletas cuando te subes en un inicio de línea (Hendaya). Aunque por el tipo de trenes era necesario embalar las bicicletas dentro de una bolsa, no tuvimos dificultades en ello bastándonos con quitar la rueda delantera y meter la bicicleta en una bolsa de nylon negra, sin más. Negativo: Los transbordos, inevitables. Normalmente los transbordos implican mudarte de andén contando con poco tiempo. Ésto suele realizarse pasando por debajo de las vías, a través de una planta sótano (-1) y normalmente los ascensores brillan por su ausencia, teniendo que bajar y subir empinadas escaleras con todo el material desmontado, porque montado…imposible.

Señalización e indicaciones: Deficiente. Tanto el Canal du Midi como el Canal lateral del Garona no tienen mucha pérdida, se trata de seguir siempre el canal, pero sí hay que remarcar que en el Canal du Midi la señalización es bastante deficiente, mientras que en el Canal del Garona cumple su cometido. En el Canal du Midi, actualmente existen obras por acondicionamiento del canal a la altura de Béziers, lugar en el que la ruta se vuelve muy complicada de seguir y que conduce fácilmente a la pérdida. En cuanto a la guía en castellano que utilizamos para seguir el recorrido (Canal du Midi y Canal del Garona: El Canal de los Dos Mares en Bicicleta por Valeria Horvath Mardones y Bernard Datcharry de la editorial Petirrojo (bici:map)) realizando una crítica constructiva, a pesar de contener información muy  interesante, nos resultó ser muy básica en cuanto a su cartografía, haciendo hincapié en los mapas, poco detallados, los cuales resultaron de poca ayuda sobre todo en la travesía de los pueblos y ciudades donde hubiera sido más útil una ampliación de la escala. A su vez, los mapas carecen de líneas de nivel, que hubieran sido muy útiles sobre todo en los recorridos alternativos propuestos para evitar los malos tramos de sendero del Canal de Midi… en ocasiones realizar alguna de estas alternativas se convirtió en un auténtico rompepiernas sorpresa en el que no se indicaba repecho alguno. En cuanto a la Velodyssee, hay que decir que la señalización en los núcleos urbanos importantes, como es el caso de la mayor parte de las ciudades costeras, escasea e incluso llega a desaparecer por completo, por lo que se hace difícil de seguir en muchos puntos del recorrido. Sin embargo, las distintas travesías a lo largo del Parque Natural Regional de las Landas estan muy bien señalizadas. En este caso, la guía que seguimos (La côte Atlantique à vélo : La Vélodyssée (Grands itinéraires à vélo) de la editorial Chamina) -en francés- resultó bastante deficiente en cuanto a la escala de los mapas, muy pequeños, así como en la escasez de los mismos en las zonas más conflictivas, sobre todo urbanas, en una costa muy poblada, lo que se tradujo que en muchas ocasiones dió la impresión de que prácticamente íbamos sin mapas.

Alojamientos: A lo largo de la ruta hemos pernoctado la mayoría de las veces en campings, de los cuales hay que decir que son los peores campings para cicloturistas que nos hemos encontrado en todos los itinerarios europeos que hemos conocido. Campings en los que en la mayoría de los casos, el terreno más que césped o hierba, era un auténtico secarral lleno de bultos, piedras o raíces. Por lo general, a lo largo de los canales podíamos encontrar campings con espacio para cicloturistas, al márgen de las plazas para vehículos o autocaravanas, pero a medida que nos acercábamos a la costa atlántica, y sobre todo, ya en ella, ese espacio no existía, y dada la saturación de los mismos, a menudo con el cartel de completo, nos solían acomodar junto a otros cicloturistas en los recovecos más insospechados, donde montar la tienda era todo un reto. El precio de los mismos oscila entre los 12 € y los 26 €, estando la media aproximadamente en los 20 €, y encareciéndose sobre todo en la zona de Las Landas y la costa atlántica. Para los que vayan a realizar sólo el tramo de la Velodyssee a lo largo de Las Landas entre Arcachón y Bayona, mejor planificar con mucha antelación las etapas y buscar alojamientos, de cara a evitar la aventura de los campings, caros y no muy acogedores para las bicicletas…aunque eso ya depende de vuestro espíritu aventurero…Por otra parte, aunque escribimos peticiones de alojamiento a varios usuarios de Warmshowers a lo largo de la ruta, lo más que conseguimos fue una respuesta (en uno de los casos) a posteriori varios días después de haber pasado por la zona, por lo que la impresión de ésta red de usuarios en Francia nos ha causado una impresión muy negativa.

Climatología: En la época del año en la que hemos realizado este viaje (julio/agosto) el clima ha sido en general muy agradable. En la parte del Canal du Midi cercana al Mediterraneo pasamos realmente calor, llegando incluso a los 42º. Conforme fuímos avanzando hacia el interior del país, las temperaturas se suavizaron encontrándonos incluso con algunas tormentas de verano bastante significativas, que hacen que pasar la noche dentro de la tienda de campaña en un camping se convierta en una verdadera película de terror. Ya en la costa atlántica nos encontramos con un clima muy inestable que oscilaba entre los días soleados y los días cerrados y lluviosos, que añaden un componente más de emoción y resolución de situaciones a este tipo de aventuras. En cuanto al viento, al realizar el itinerario de este a oeste, nos encontramos con un fuerte aire en contra en todas y cada una de las etapas, que impedía constantemente que el pedalear, pese al perfil llano del recorrido, fuera agradable, de hecho… en muchas ocasiones incluso era agotador. Según la guía que llevábamos, se indicaba que entre Carcasona y Toulouse el viento nos favorecería pero…ni en nuestras peores pesadillas…sopló en contra y si cabe aún más fuerte. Consejo: id desde el Atlántico hasta el Mediterraneo si optáis por aventuraros por este intinerario, y nunca al revés, el viento influye mucho en la percepción del recorrido y en el disfrute de los paisajes por los que transita. En la costa atlántica, al igual que la climatología, el viento resultó cambiante, soplando generalmente de forma lateral hacia el éste (entrando por el océano) y en ocasiones hacia el sureste, favoreciendo un poquito el pedaleo hacia el sur en estos casos.

Turismo: En cuanto a los canales del Midi y del Garona (Canal de los dos mares), hay que señalar que el itinerario transcurre en todo momento al lado de los dos canales, los cuales por su naturaleza, son obras de construcción posterior a la de los pueblos y ciudades de las comarcas por las que transitan, discurriendo éstos por las proximidades y las periferias de los mismos, en un entorno que nos permite descubrir la agricultura de los lugares de primera mano, pero no así las localidades, que en muchos de los casos, se encuentran distanciadas respecto de los canales y para avituallarnos, degustar su gastronomía, conocer sus rincones y sus gentes, no hay más alternativa que alejarnos de la ruta para después regresar a la misma. No sucede así en la Velodyssee, trazada en muchos casos por carriles bici o carreteras secundarias que nos permiten conocer las poblaciones a su paso, no obstante el Canal du Midi nos permite atravesar zonas rurales encantadoras alejadas del bullicio de las zonas más pobladas. Es destacable la importancia turística de esta zona dada la inmensa cantidad de embarcaciones de recreo que podemos encontrar a lo largo del canal, cosa que no sucede así en el Canal Lateral del Garona. En el recuerdo quedan entre tantos bonitos rincones, por órden de ruta, Séte, Béziers, Capestang, Carcasona y Castelnaudary, en el Canal du Midi; Toulouse, Moissac, en el Canal del Garona; y Bazas, la Duna de Pilat, Bayona y Biarritz en la pista ciclable Bazas-Mios y en la Velodyssee hasta Hendaya.

Compañeros de ruta: Al ser una zona próxima a España podríamos afirmar que salvo excepciones, los únicos extranjeros (no franceses) con los que hemos coincidido a lo largo de la ruta eran españoles. La mayoría de los cicloturistas que hemos podido encontrar pedaleando por el margen de los canales eran franceses, los cuales viajaban en su mayor parte, en pareja o en familia. Por lo general, tras intercambiar conversaciones y experiencias con muchos de ellos, el perfil del cicloturista que podemos encontrar en este itinerario es el de cicloviajero principiante, que aún no acumula experiencias fuera de Francia (hay que recordar que la mayoría de los ciclistas encontrados son franceses). En el caso de los españoles, en muchos casos aún no han explorado otras regiones del país vecino y aún tienen pendiente recorrer otros países que no son fronterizos con el nuestro. Se trata por sus características (cercana a España y sencilla) de una ruta de iniciación al cicloturismo internacional (fuera de España), sobre todo la parte del Canal del Garona, y la pista ciclable de Bazas a Mios, donde incluso nos hemos encontrado encantadores compañeros de ruta con bicicletas adaptadas, pedaleando sin mayores problemas de ciclabilidad o accesibilidad.

Conclusión: ¿Cuál es la próxima aventura?

¡Muchas gracias por habernos seguido en este viaje!

Abrazos.
Beni y María.