​Diario del cicloviaje; Etapa 15: Bratislava – Györ (83 km).

A lo largo de la decimoquinta etapa, nos adentramos en el último país de esta aventura: Hungría.

Dejamos Bratislava a través de un carril bici, con el puente colgante y su famosa torre “UFO” a nuestras espaldas, para sumergirnos en un relajado trayecto por una antigua carretera junto a un canal, que hoy en día sólo es transitada por ciclistas y patinadores/as. Al otro lado del canal (lado norte) hay un carril bici paralelo, que tomaríamos a la altura del último pueblo eslovaco, Čunovo.

A los 16 km finalizaba el carril bici y entrábamos en Hungría alejándonos del Danubio (no lo volveremos a ver hasta el final de la siguiente etapa) a través de una pequeña carreterita o pista que nos llevaría a Rajká, primera localidad húngara en la cicloruta Eurovelo 6. La frontera estaba señalizada por un cartelito con la bandera húngara y la inscripción “Allamhatár”, que quiere decir algo así como “Límite del estado”. Cuando pasé en 2007 por esta zona (recorriendo el Danubio desde su nacimiento a Budapest), la entrada al país era por carretera y en la frontera había agentes de aduana que te solicitaban la documentación.

Tras pasar Rajka, la etapa transitó en su mayor parte -casi al completo- hasta Györ por carriles bici pintados en amarillo, siempre paralelos a las carreteras junto a las que discurre la ruta.

Tras pasar por Bezenye, llegaríamos a Mosonmagyaróvár, el pueblo más pintoresco e importante del día antes de llegar a Györ. 

Toda la etapa transitaría por una enorme llanura repleta de campos de girasol, maizales y otros cereales, y amguna quenotra arboleda, en la que predominan caracterizándo al paisaje, varios parque eólicos con sus enormes aerogeneradores…menos mal que hoy el viento estuvo en calma ; )

Tras Mosonmagyaróvár cruzaríamos varios pueblos como Halászi, Darnózseli, Hérdevár, Ásványaráró o Dunaszeg entre otros, caracterizados como todos los demás a lo largo de hoy, por su buena presencia, sus bonitas casas, sus plantas, sus viviendas con jardines, la enorme cantidad de árboles en las calles, y su caótica electrificación (esta apreciación me viene por mi profesión jeeje).

A la entrada o salida de cada pueblo nos hemos encontrado con estas enormes torres:

La señalización aunque está muy bien representada, con buenas señales, no es muy continuada, por lo que es recomendable seguir una buena guía con mapas detallados para no tener problemas, o un track de GPS si es posíble.

Dos auténticas máquinas:

Muchas heladerías y locales en el camino hicieron que llegáramos con el antojo de un helado a Györ, por lo que al llegar nos fuímos directamente al centro, tras visitar un poquito la ciudad nos desquiaríamos tomándonos un par de helados en su bella plaza (mañana tomaremos fotos para el blog) comprados ya con Florines húngaros, los cuales conseguiríamos sacar en un cajero de Halászi, uno de los pueblos a mitad de la etapa.

Por último nos iríamos al camping, algo alejado del centro de la ciudad, entre unas bonitas lagunas, muy tranquilo y agradable, para poner fín a la primera etapa en tierras húngaras, felices de saber que el 15 de agosto no es festivo en Hungría, y tendremos todo los establecimientos abiertos. El destino de mañana: Komáron; de nuevo en el Danubio y junto a la frontera con Eslovaquia.

Saludos y abrazos enormes,

Beni y María.

Coméntanos cualquier duda... o deja tus rodadas ; )

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s