Álvaro Neil (el Biciclown): 12 años haciéndole cosquillas a la Tierra.

Sí, hay cientos de miles de historias increíbles que merecen la pena ser conocidas, pero sin dudarlo, lo que de verdad merece la pena es ser el protagonista de una de ellas. Si tenemos un gran sueño, sea el tipo de sueño que sea, las consecuencias de atreverse a vivirlo serán sin duda apasionantes, en todos los sentidos, tanto en el sufrimiento como en la alegría, como la vida misma, y entonces algún día podremos contar que aquello lo cambió todo.

No será este un artículo más hablando sobre Álvaro, pues a pesar de que hay muchos y muy buenos, como de verdad puedes conocerle e impregnarte de sus experiencias, reflexiones y consejos es a través de sus libros y sus documentales, que no solo sirven de inspiración a los locos amantes de la bicicleta con alma cicloviajera, si no que los son para todas las personas si trasladan el hermoso mensaje que transmiten todos y cada uno de ellos a sus vidas.

Si quieres conocer la gran historia de Álvaro, descubrir sus libros, sus documentales, sus vídeos, o incluso sus experiencias compartidas en las redes sociales, no dudes en visitar su página oficial, nadie mejor que él puede contarnos sus experiencias, su viaje, sus hermosos proyectos, su vida.

Logo
Tenemos dos vidas. La segunda comienza cuando nos damos cuenta de que solo tenemos una. (Confucio)

La anterior cita, la leímos en el último libro de Álvaro, “Una declaración de intuiciones“, un libro que según su autor contiene apenas eso, intuiciones, no certezas. Intuiciones que son fruto de más de sus once años pedaleando por el mundo sin rumbo fijo, sin más certidumbre que la pasión de su sueño de dar la vuelta al mundo en bici llevando sonrisas a las personas más humildes. Nadie le dijo que sería fácil, nadie le dijo que sería posible y muchos incluso no pensaron que fuera a realizarlo, pero hace 11 años tuvo una intuición que siguió con los ojos cerrados y hoy al abrirlos puede ver que ha llegado mucho más lejos de lo que el mismo intuía.

Éste artículo pretende hacer un pequeño homenaje a una persona que compone una pieza singular del enorme puzle que conforman las influencias en nuestras vidas.

Al año siguiente de realizar mi primer viaje con alforjas (La Vía de la Plata y el Camino Francés de Santiago), en 2004, Álvaro emprendió su gran aventura. Aún recuerdo como mi hermano llegó una noche del trabajo y me dijo algo así como: ¿Te has enterado del muchacho de Oviedo que ha empezado una vuelta al mundo en bicicleta, que salió ayer en los periódicos, que estaba por Extremadura?  ¡Pues lo he visto hoy cerca del Almendralejo! Ver a alguien viajando en bici no era nuevo para nosotros, pues además de haberlo hecho, nos criamos en una zona de tránsito de peregrinos pioneros a pie y en bicicleta, en uno de los Caminos de Santiago menos conocidos y menos transitados de la época: La Vía de la Plata.

Así fue como conocimos su aventura. Nosotros con la idea de viajar en bici siempre que tuvieramos vacaciones y Álvaro con la idea de convertir su vida en un viaje en bicicleta infinito. Como el relata, primero empezó viajando en sus vacaciones, y posteriormente sintió que lo que de verdad le hacía feliz era eso, que cada vez que volvía de un viaje le era más dificil continuar con su trabajo, su vida conocida, y decidió dejar todo a un lado por vivir un sueño enorme, el sueño de su vida, en la única vida que tenemos.

Inspiración. Sabemos que hoy en día hay muchas personas viviendo sus propias aventuras, cruzando el mundo en bicicleta, a pie, de mil maneras, cada una dentro de sus propias circuntancias, pero Álvaro fué uno de los pioneros. Coincidiendo con que sus viajes han sido contemporaneos a los nuestros, el siempre ha sido una referencia para nosotros acerca de la magnificiencia de viajar en bicicleta. Cómo bien escribió Joaquín Sabina en su canción “La del pirata cojo”y como además sale gratis soñar y no creo en la reencarnación, con un poco de imaginación partiré de viaje enseguida a vivir otras vidas, a probarme otros nombres, a colarme en el traje y la piel de todos los hombres que nunca seré… al vivir cada verano una parte de nuestras vidas muy especial, la de cicloviajeros, decidimos crear dentro de nuestro proyecto audiovisual ésta serie de capítulos llamada “Cien mil pedaladas: Pedaleando Europa” para animar y facilitar información a todas aquellas personas a las que les gustaría viajar en bicicleta, y como a nosotros, colarnos a ratos en el traje y en la piel de Álvaro.

Al año que viene, en 2017, Álvaro regresará a España, tras unos doce años pedaleando por el mundo, y para terminar su apasionante vida de nómada en bicicleta ha decidido publicar un calendario único y original, con fotografías inspiradoras de su vuelta al mundo, y con la fecha exacta de su regreso a la tierra donde nació.

Para ello ha lanzado un nuevo proyecto en Verkami, al cual puedes acceder aquí, y a través del cual,  además de adquirir un calendario tan especial, puedes colaborar de muchísimas maneras en la finalización de su viaje.

Álvaro, muchísimas gracias por compartir tu sueño, por hacerlo nuestro, por hacerle cosquillas al mundo, y dejar en él una sonrisa que permanecerá en el tiempo. No dejes de pedalear nunca, aunque sea en círculos, pues por muy grande que sea nuestro planeta, la más pequeña de las comarcas no sería lo mismo sin las rodadas que dejó Kovadonga, Kogadonga, y Karma.

Con cariño, Beni y María.
Cien mil pedaladas: Pedaleando Europa.

Coméntanos cualquier duda... o deja tus rodadas ; )

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s